Con el espaldarazo de la Corte, el Distrito Capital, la Gobernación de Cundinamarca y los municipios aledaños pueden asociarse como una entidad administrativa y de régimen especial.

La Sala Plena de la Corte Constitucional avaló la creación de la Región Metropolitana de Bogotá como una entidad administrativa y de régimen especial, por lo que, bajo esa figura, la Gobernación de Cundinamarca y sus municipios podrán tomar decisiones de forma integral de asuntos públicos.

Con una votación unánime, se dio vía libre a la ponencia del magistrado Alejandro Linares, que le dio el visto bueno al acto legislativo 02 de 2020, que creó la Región Metropolitana, luego de que los congresistas Feliciano Valencia, María José Pizarro y David Racero, y las concejalas de Bogotá Heidy Sánchez, Ana Teresa Bernal y María Susana Muhamad, presentaran una demanda en la que alegaban que este acto requería una consulta previa.

La demanda cuestionaba que la reforma fue aprobada sin la consulta previa a los 14 pueblos indígenas de Bogotá y Cundinamarca: “El acto legislativo 02 de 2020 no solo afecta a las comunidades indígenas que habitan la ciudad capital, este acto estaría vulnerando el derecho que asiste a cinco comunidades indígenas del pueblo Muisca que habitan en Chía y Cota, en donde hay resguardos constituidos y otros tres en proceso de legalización, al igual que un amplio número de cabildos autoreconocidos”, decía el recurso.

La Sala Plena consideró que no es cierto que la reforma constitucional tuviera elementos que afectaran a los pueblos indígenas, como un gravamen o una restricción de derechos, ni tiene un beneficio exclusivo para esa población.

Del mismo modo, agregó que “los efectos de esta reforma son los mismos para todos los habitantes de la región metropolitana”, y por tanto no es necesaria dicha consulta previa.

Los demandantes argumentaban, además, que había un vicio, pues el Congreso de la República debatió la “conformación de un área metropolitana dentro de la autonomía que la Constitución les otorga a las entidades territoriales”, pero luego dio vía libre a la “creación de una entidad administrativa de asociatividad regional de régimen especial”.

Para la Corte Constitucional, el trámite en el Congreso fue el correcto y no se vulneró ningún principio de consecutividad e identidad, pues se llevaron a cabo los ocho debates necesarios y las modificaciones realizadas sí están relacionadas con el tema discutido por el legislativo.

La creación de la Región Metropolitana fue defendida por la Alcaldía de Bogotá y la Gobernación de Cundinamarca, que argumentaron que se trata de un área para “garantizar la ejecución de planes y programas de desarrollo integral y la prestación oportuna y eficiente de los servicios a su cargo”.

Fuente: radionacional