!Renovación! Cinco delanteros colombianos de cara a las Eliminatorias de 2026

Suena el pitido de Wilton Pereira Sampaio que indica el final del partido ante Venezuela, último rival por las Eliminatorias, y a pesar de la victoria 1 contra 0, no alcanzó. El no clasificar al Mundial de Qatar 2021 –golpe profundo que significó el cambio de entrenador – así como la pérdida de estatus de James Rodríguez, suponen un lavado de cara necesario en la identidad de la selección colombiana. No obstante, hay varios delanteros y mediocampistas que con su creatividad y olfato goleador nos permitirán gritar: “¡vamos, Colombia!” con todas nuestras fuerzas.

Jaminton Campaz (Grêmio, Brasil)

Ni la diminuta estatura de este futbolista, ni tampoco su rostro aparentemente escolar deben ser razones válidas para subestimar a este diablo formado en Deportes Tolima, y que ha recibido la ardua tarea de devolver a Grêmio a su lugar de privilegio en la cima del Brasileirão. Si bien su dorsal es la “7” en su club, juega de enganche. ¿Lo más impactante de su temporada hasta la fecha? Un gol olímpico ante el Ypiranga por el campeonato Gaúcho, que debe interpretarse como la carta de presentación de un jugador lleno de magia, gambeta traviesa, y, cómo no, talento con gusto a café. Campaz no es solo el tipo de hombre en el que se puede confiar la restitución de la gloria de uno de los clubes más grandes de Sudamérica, también es alguien que sabe de los múltiples sacrificios que conlleva alcanzar la integración de la élite del fútbol continental. Colombia lo necesita.

Edwin Mosquera (Atlanta, Estados Unidos)

Si hay algo que históricamente distingue al jugador oriundo de Colombia es su desparpajo y juego vistoso, y Mosquera encarna ambos conceptos a la perfección. Es que cualquier espectador que lo haya visto girar alegremente o surcar desafiando la velocidad del sonido por la banda izquierda se habrá sentido maravillado de un portento físico y técnico tan desmesurado. Aunque todavía le falta ordenar su fútbol y su genialidad para volverla más útil y funcional en el terreno de juego, Edwin es exceso puro. Exceso de agilidad felina, de filigrana lujosa y, ojalá, de futuro. Puede que la prueba definitiva para que consiga aparecer regularmente en las citaciones de Lorenzo en la selección sea, por paradójico que parezca, conseguir ralentizarse, darle la pausa necesaria al desenfreno: traer el orden al caos más atractivo y voluptuoso de la juventud. Tras un pasaje por Aldosivi en Argentina, la MLS puede otorgarle el campo más fértil y cómodo para madurar y dar el paso competitivo a otra liga.

Luis Sinisterra (Leeds United, Inglaterra)

Leeds United, club histórico de la ciudad homónima y bicampeón de la Copa de Ferias –máximo torneo europeo hasta los anales de la década del 70 –, consiguió ascender este año a la máxima categoría del fútbol inglés, y para que el salto a la acaudalada Premier no le produjera tanto vértigo decidió desembolsar varios millones de euros en futbolistas prometedores, bajo la evidente consigna de terminar de esculpir las últimas asperezas del talento y obtener un rédito tanto deportivo como, eventualmente, económico de los traspasos. Luis Sinisterra, por el que The Whites pagaron 25 millones de euros, es la mayor constatación de esta política de fichajes. Cualquiera que haya observado algunas prestaciones del extremo colombiano para el Feyenoord se habrá asombrado, en primer término, por su don –pues no se le puede catalogar con otra palabra –para conducir el balón, casi como si fuese la combinación de la cadera flexible de un bailarín junto al equilibrio del funambulista más experto sobre la cuerda floja. Esta eléctrica habilidad le permite agredir las redes rivales desde la banda izquierda, con las diagonales de un alfil, encontrando el remate cruzado y más esquinado posible. El entrenador argentino Néstor Lorenzo tendrá que apelar a todo su ingenio para saber cómo aprovechar los atributos de este movedizo jugador sin que esto suponga que se superponga con Luis Díaz, el más determinante. ¿Optará por sujetarlo a la banda derecha como solía hacer Reinaldo Rueda en los últimos encuentros por las Eliminatorias?

Luis Suárez (Olympique de Marsella, Francia)

Si bien la presencia de Alexis Sánchez en el conjunto galo determina que Luis Javier Suárez deba ingresar la mayoría de los partidos como revulsivo, ningún aficionado del club negará el valor de un jugador tan correoso como él. 10 millones pagó la entidad de Marsella al Granada de España, y si bien sus últimas dos temporadas ligueras no presentaron cifras despampanantes (8 goles en 37 partidos en la 21/22, 4 en 25 en la 20/21), lo cierto es que en 2019 mostró la verdadera furtividad de su fútbol, anotando 19 tantos en 38 encuentros disputados. Está en el jugador de Santa Marta conseguir hacerse con un sitio en la oncena del Olympique para mostrarle al mundo que, lejos de ser un one season wonder, se trata de un delantero centro que atacando al espacio con su furiosa potencia es capaz de penetrar cualquier defensa de Sudamérica. De conseguir participaciones más asiduas en el día a día parecería ser el delantero idóneo para desangrar junto con Sinisterra y Díaz a cualquiera. Su situación en la selección Colombia parece indisociable de que consiga seducir a Igor Tudor y aproveche a asistentes de lujo como Mattéo Guendouzi, Gerson Santos da Silva o el veterano Dimitri Payet.

Luis Díaz (Liverpool, Inglaterra)

¿Cómo es posible adjetivar lo que solo se puede entender viéndolo? ¿Qué se puede decir de esta estrella absoluta del fútbol mundial? Las esperanzas enteras del pueblo colombiano para sortear cualquier obstáculo deportivo se justifican desde las cuatro letras de su apellido en la pizarra del entrenador. Es el mejor regateador en la mejor liga del mundo, está bajo las instrucciones de un genio revolucionario como lo es Klopp y su excelsa calidad le ha permitido ganar una influencia equivalente a la de “Mo” Salah. No caben dudas, deberá liderar el tridente de los tres “Luchos” en Colombia y asumir su condición de ser uno de los mejores del planeta en cada partido de cada torneo que dispute con los colores patrios.

cargando...