Luego de seis meses de trabajo, la comunidad de algunos conjuntos en Ciudad Verde ha recuperado sus espacios internos, generando identidad entre los residentes y la valorización de sus apartamentos.


Con la intención de aumentar la plusvalía de los apartamentos, la Fundación País Verde y la administración de dos conjuntos residenciales del macro proyecto Ciudad verde iniciaron un trabajo asociado que consiste en la remodelación de las zonas comunes que componen los conjuntos residenciales. Para tal fin vincularon a los residentes de Agapanto, Orquídea y Girasol, en donde se labora en la decoración de los jardines y zonas verdes con flores de varios tipos.

“Empezamos hace dos años nuestro proceso en Agapanto con el diseño de los jardines y la propuesta fue bien recibida, tanto así que a la gente le pareció muy bonito lo que hicimos y la manera como se empezó a decorar”, dijo Jacqueline Muñoz, administradora del conjunto.

“En Agapanto también fuimos los número uno en el diseño de jardines que se realizó en Ciudad Verde y esta experiencia sirvió para que los propietarios adquirieran un poco más de educación y no colgaran la ropa en las ventanas y se sintieran más identificados con su conjunto. También fuimos ganadores en el concurso que se hizo para adornos navideños y eso nos ha servido para que nos inviten a charlas sobre propiedad horizontal que se dan aquí en la Ciudadela”, prosiguió la señora Jacqueline.

Curiosamente, algunos habitantes que se han dado cuenta de esta labor y que por algún motivo se encuentran atrasados con la cuota de administración, se han puesto al día o se han acercado para realizar acuerdos de pago que les permita disminuir el aprieto al que se ven avocados: “En Agapanto y en Girasol se ha movido el tema de la disminución de cartera, y eso nos ha servido para seguir sosteniendo el programa de diseño de jardines, y como efecto positivo también se puede decir que ha aumentado la plusvalía de los conjuntos, las personas se sienten más cómodas y tienen más sentido de pertenencia hacia la ciudadela, ahora si se sienten viviendo en Ciudad Verde”, explicó la administradora.

De igual manera, Adriana Ramírez, ingeniera forestal de la Fundación País verde, indicó que este tipo de actividades ha servido para que las personas aprendan a cuidar los espacios exteriores y comunes de los conjuntos en los que residen, generando amor por las obras que se realizan al interior de los mismos: “Una de las mayores dificultades ha sido el cambio climático , cuando hace mucho sol hay que mantener siempre regadas las plantas, o cuando llueve demasiado hay que mantener el pasto en buen estado, así es la parte de mantenimiento pero afortunadamente contamos con el personal idóneo que nos ha colaborado”, expuso la ingeniera.

A futuro, “se está planteando efectuar otro proyecto que consiste en implementar la separación y el manejo adecuado de residuos sólidos a fin de generar un mejor calidad de vida entre los residentes, además de una mayor conciencia y r cuidado del medio ambiente en Ciudad Verde”, concluyó la integrante de País verde

Los habitantes se han mostrado satisfechos con la ejecución de estas iniciativas y consideran oportuna la intervención de la fundación País Verde al conocer sobre estos temas que pretenden darle una mejor imagen a cada complejo residencial, lo cual ha generado una sana competencia entre conjuntos residenciales:

“Se depende de la colaboración de los vecinos para que entre todos ayudemos a cuidar cada centímetro que se ha arreglado, sobre todo en lo que tiene que ver con el manejo de los niños, ya que ellos al ser muy curiosos, no tienen el cuidado con las plantas y se dañan, se hacen cosas para mejorar pero no nos beneficiamos todos porque no sabemos cuidarlas”, manifestó Miryam Triana, residente del conjunto residencial Agapanto.

“El entono se hace mucho más agradable para todos los residentes y eso genera mayor valorización de los apartamentos, además se puede cobrar un alquiler mejor remunerado porque se incrementa la calidad de vida”, enfatizó Andrés Montes, habitante de Girasol.