Dicen las autoridades y la comunidad que desde que se instaló el campamento de primera línea en Kennedy hay más delincuencia en la zona, además aseguran que hay adoctrinamiento de menores.

 Ante las denuncias, la Alcaldía de Bogotá en coordinación con la policía, acordaron retirar el campamento donde se albergan integrantes de la denominada primera línea.

La Policía Metropolitana aseguró que ya se realizaron todas las actividades pertinentes con la Inspección de policía de Kennedy, teniendo en cuenta que los integrantes de primera línea se encuentran es en un predio privado.

“Creemos que en esta semana tenemos que resolver y retirarlos de ahí, porque están afectando a los ciudadanos”, dijo el comandante de la policía de Bogotá, general Eliécer Camacho.