La Fiscalía General de la Nación desestimó la hipótesis que la niña haya sido vendida, luego de recolectar pruebas y analizar testimonios de la madre y el padrastro.

Lo que dijo el ente investigador es que en adelante se centrará en la hipótesis investigativa que la menor Sara Sofía Galván fuera arrojada al río Tunjuelo, incluso construyó un mapa de acuerdo al testimonio de Nilson Díaz para identificar el lugar exacto donde fue lanzada.  

El testimonio de Díaz y en el que se basa la Fiscalía, indica el color de la ropa y la cobija con la cual habría envuelto a Sara después de registrarse su muerte. De igual manera, el CTI le asignó una psicóloga permanente a la madre de la menor para que revele otros detalles del paradero de la menor.

Hay que recordar que la menor Sara Sofía está desaparecida desde el pasado 15 de enero, es decir, ya son 130 días de incertidumbre y confusión porque, tanto el padrastro como la madre, han manejado versiones diferentes.