La obra adelantada en la calle 24 con carrera 5 del barrio Ricaurte se ha convertido en un verdadero calvario para los habitantes de este sector debido a los trabajos de adecuación de la vía que desde hace aproximadamente 6 meses se desarrollan en el sector.


1-69.jpg

El drama se ha visto reflejado en aspectos como disminución en las ventas para los comerciantes, dificultades para la movilidad entre quienes deben desplazarse diariamente hacia el centro del Municipio y hasta deterioro en algunas viviendas a causa de la humedad generada a partir de la alteración de las redes de acueducto por parte de la maquinaria presente en la zona.

“Los negocios se han visto afectados porque la gente ya no se acerca, el comercio está totalmente parado por la obra y sus retrasos. Somos consientes que la lluvia ha contribuido en ello pero también es cierto que el invierno no lleva los seis meses que ha durado éste trabajo.
La movilidad también se ha hecho muy difícil debido a que los ‘carritos blancos’ no han vuelto a transitar por acá, razón por la cual en muchos casos nos hemos visto obligados a transportarnos en vehículos particulares que cobran el doble o el triple de lo que realmente vale una carrera entre la Plaza Principal de Soacha y el barrio”, expresó Víctor Mateus, Presidente de la JAC del Ricaurte.

“Las ventas han bajado mucho, tengo clientes en San Mateo pero ellos ya no vienen por la dificultad de subir hasta acá. Desde hace cerca de seis meses estamos lidiando con éste problema y la verdad los encargados de los trabajos no dicen nada al respecto, por lo que no vemos claro el panorama y mientras tanto será seguir aguantando la situación”, afirmó Rosa Vásquez, comerciante de Ricaurte.

Cabe anotar que de acuerdo a lo manifestado por los mismos vecinos, se cree que el cambio de Alcalde ha incurrido en los retrasos que se han presentado en la intervención, teniendo en cuenta que el plazo original era de tres meses. A lo anterior se suma el hecho de que en varias ocasiones escasamente se ven dos o tres personas trabajando. “Últimamente han agilizado un poco quizá por la presión que hemos ejercido y por lo menos ya mandan cuatro obreros”, agregó Mateus.

Alonso Ortiz es otro de los vecinos de Ricaurte que ha sufrido las consecuencias de ésta ‘tortuosa’ obra, para su caso personal ha tenido que lidiar con los daños que en su vivienda ha provocado la humedad derivada de la alteración que se hizo en las redes de acueducto como producto de los mismos trabajos que se ejecutan sobre la Cll. 24.

“Me he visto bastante perjudicado por las obras y la verdad soy quizá el que menos tiene que ver con eso. Desde que comenzaron los trabajos mi casa se ha visto perjudicada por la humedad que hay en las paredes como consecuencia de los movimientos que hicieron sobre las redes de acueducto. Los encargados han venido varias veces y me aseguraron que debo esperar para que me solucionen ese problema, pero nada han hecho y lo grave es que mis inquilinos se están enfermando por culpa de esa humedad. Yo no puedo esperar que a los señores ‘se les dé la gana’ de responder por el daño que nos hicieron, necesito que me solucionen el impase pronto, pues de lo contrario me veré obligado a entablar una demanda en contra de los responsables”, señaló Ortiz.

Tras escuchar las inquietudes de los vecinos, Periodismopublico.com dialogó con Miguel Ángel Gómez, Ingeniero interventor de la obra, para comentarle acerca de las inconformidades, y aunque no dio una respuesta inmediata, sí se comprometió a pronunciarse al respecto el próximo lunes.