Atentos permanecen los habitantes de Villeta, Guaduas, Chaguaní y Nocaima frente al desarrollo del proyecto Ruta del Sol, que conectará a Bogotá con la Costa Atlántica en solo 10 horas, y que por lo mismo moderará los tiempos de desplazamiento hacia esos municipios. La razón es que algunas de esas regiones –especialmente en las que hoy el turismo representa el 50 por ciento de su economía– podría crecer hasta un 25 por ciento más.


Aunque todavía no se ha definido cuál será el sector por el que atravesará el trazado de 21,6 kilómetros –uno de los tramos del sector 1 del proyecto– que conecta a Villeta con Puerto Salgar, habitantes y funcionarios permanecen expectantes por conocer cuál será el futuro de la carretera y cómo impactará positivamente sus negocios.

Para Juan Ramón Jiménez, gerente del Instituto de Cultura y Turismo de Cundinamarca (Idecut), cualquiera de los tres trazados que actualmente son evaluados por la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) fortalecería la economía de unos u otros municipios (ver nota anexa).

Dos de las opciones fueron presentadas por el consorcio vial Helios, encargado de los tramos 2 y 3 del sector 1. Con sus propuestas, Villeta, Guaduas e incluso Chaguaní podrían recibir más visitantes.

“Actualmente, para llegar a Chaguaní tenemos una vía de acceso que es destapada, prácticamente una trocha. En caso de que la ruta pase por el sector, podrá conectar a Guaduas con el municipio, acortándose la ruta destapada. Será de fácil acceso para la gente”, explicó un hombre que viaja con frecuencia a ese municipio, donde se celebran la fiesta del soltero y la del señor de la salud.

Así mismo, variarán los tiempos de desplazamiento. Mientras ahora, en promedio, una persona tarda de Bogotá a Guaduas cerca de tres horas, se calcula que cuando la obra esté culminada tardará solamente una hora y 15 minutos.

En Villeta, desde ya, en los centros de descanso se estima un aumento significativo de turistas. Juliana Páez, propietaria del Hotel Río Alto, ubicado en ese municipio y visitado por cientos de personas al mes, asegura que “la vía tendrá un impacto positivo para el turismo, no solo para este municipio sino para todo Cundinamarca. Aunque ya recibimos buen número de personas semanalmente, queremos que muchas más conozcan nuestro potencial”, describe. Según el Idecut, Nimaima, Nocaima y Pacho también podrían salir beneficiadas si es otro el trazado definitivo.

Su ubicación permite que haya turismo ecológico y extremo, gracias al río Negro. “No todos los turistas pasan por Cundinamarca, lo sabemos. Pero la idea es motivarlos, que conozcan nuestros sitios para entretenerse. También será un trabajo nuestro”, concluyó Jiménez. Se calcula que la construcción de un túnel sobre el trazado que sea decidido por la Sociedad tendrá un costo entre los 600.000 y el billón de pesos, según su longitud.

En julio se conocerá futuro del trazado

De acuerdo con la Sociedad Colombiana de Ingenieros, máximo en julio se conocerá cuál es el trazado ideal. Para determinar la mejor opción, están estudiando –entre otros aspectos– vías, transporte, túneles y economía.

Por su parte, el consorcio Helios aseguró que hace dos meses consiguió la totalidad de los predios y que, como van las cosas, el tramo 2 estará listo en junio y el 3, en octubre.

Fuente: Eltiempo.com