Con sorpresa residentes del barrio Satélite recibieron el anuncio que el alcalde de Soacha hizo en redes sociales en donde manifestó que empezaría gestiones para comprar una vivienda ubicada  justo al lado de la UDEC, la cual obstruye el paso de la carrera 5 y forma un callejón inseguro en donde a diario atracan, consumen droga, botan basura, entre otras situaciones incómodas para la ciudadanía.

Los vecinos que  conocen la historia del barrio afirman que desde que llegaron a él, la casa siempre ha existido allí. Incluso, hay quienes aseguran  que la vivienda tiene más de cincuenta años edificada en el lugar, ubicada exactamente  en la carrera 5 con diagonal novena del barrio Satélite de la comuna dos.  El problema  es que justo al lado de la casa hay un callejón  en donde a diario se presentan robos, atracos, consumo de alucinógenos, excreciones animales  y humanas, entre otros vejámenes que presencian los residentes e incluso niños curiosos que  en cualquier momento se asoman a la ventanas y quedan expuestos a estas imágenes.

El Alcalde Juan Carlos Saldarriaga  indicó que iniciará el proceso de compra del predio; el primer objetivo de la adquisición es mejorar la movilidad, pues el espacio desembotellaría el barrio que no tiene muchas salidas viales hacia la denominada vía ‘3 M’, que a su vez conduce a otras calles principales del municipio.  También se pretende generar un entorno más seguro para los habitantes del lugar, transeúntes y estudiantes que a diario transitan por el callejón al estar cerca de las universidades.

Frente a la iniciativa del mandatario, el presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Satélite,  Bernabé Garavito,  expresó:

“Es un problema que tenemos desde que fue fundado el barrio hace 37 años; que compren la casa  sirve para solucionar el problema de transporte.  Es un tema que no es nuevo, pero no  se ha podido solucionar, las  juntas comunales  anteriores han pasado cartas, se ha solicitado el proyecto pero no se ha podido.  Este es un ‘hueco ‘ en donde a toda hora hay atracos, robos y gente consumiendo drogas”, dijo el presidente.

Garavito indica que el alcalde no les avisó de la idea, pero en todo caso, espera que cuando el hecho se materialice los primeros en enterarse sean los vecinos del lugar y por supuesto la junta del barrio.

Por su parte,  Elizabeth Jiménez,   quien reside justo al lado de la vivienda  que se pretende comprar, reiteró que la propuesta se ha escuchado años antes y no se han visto resultados.  Sin embargo la ciudadana considera que la idea tiene puntos en contra y a favor:

“Si abren la vía,  la carramenta va a ser espantosa, más huecos y daño del pavimento. Sin embargo es importante que el alcalde  tenga consideración porque  aquí  se necesita que haya mayor  seguridad; si uno ve a otros botando basura o consumiendo y le da por decir algo,  le rompen a uno los vidrios”, sostuvo la residente.

Alba Marina González,  quien vive desde hace más de 30 años en el barrio Satélite, indicó que  la situación de inseguridad es «terrible» y considera que en caso de hacerse realidad el proyecto de la vía, es importante adaptar la calle para carros  pesados, pues la misma se ha venido deteriorando.

Lo cierto es que son mayoritarias las voces que piden  la compra de la vivienda para poder mejorar la seguridad del sector y esperan que esto se haga en términos justos, legales y  con una remuneración ‘decente’ para la familia que habita allí.