La ley que crea el Mecanismo de Protección al Cesante, impulsada por el Ministerio de Trabajo, fue sancionada ayer y estipula mecanismos para que las personas que se queden sin empleo mitiguen los efectos de su situación.


La misma se basa en cuatro pilares: el primero, es el Servicio Público de Empleo; el segundo, la capacitación general por parte del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena); el tercero, el Fondo de Solidaridad de Fomento al Empleo y Protección al Cesante (Fosfec): y el cuarto, las cuentas de los trabajadores.

Durante el periodo de desempeabilidad el trabajador podrá tener capacitación laboral y una ayuda económica. La duración del tiempo promedio en que se recibirán los beneficios se ha calculado en seis meses.

Sin embargo, solo podrán ser utilizados por quienes realicen aportes a cajas de compensación familiar. También, la norma le exige a los empleados independientes un determinado tiempo de cotización a pensión y salud.

El beneficiario tendrá la posibilidad de escoger si utiliza parte de sus cesantías para ahorrar a este fin. Puesto que, el proyecto permite que las cesantías puedan ser utilizadas para propósitos como educación, compra, construcción o mejoras de vivienda; siempre y cuando, los dineros no hayan sido traspasados al Fondo de Protección al Cesante.

Fuente: Larepublica.com