Son dos años soportando fétidos olores en casas y calles del barrio. La Empresa de Acueducto, como siempre, no atiende el clamor ciudadano. 

Residentes del barrio Santillana, en la comuna cinco de Soacha, siguen esperando que les solucionen el problema de aguas residuales que los ha venido afectando desde el año 2019.

Graciela Celis, presidenta de la Junta de Acción Comunal, dice que desde el año 2019 empezaron a evidenciarse las problemáticas con las aguas residuales. En ese momento presentaron un derecho de petición ante la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, pero no tuvieron ninguna respuesta. Para ese entonces fue la Dirección de Servicios Públicos de Soacha la que les colaboró destapando una de las alcantarillas y les expresó que debían solicitar ante la EAAB la impermeabilización de las mismas.

Sin embargo, la comunidad dice que desde ese entonces ha llamado frecuentemente a la Empresa de Acueducto, han presentado diversas evidencias y varios derechos de petición, pero nada que les resuelven el problema, y que por el contrario, continúa extendiéndose alrededor de las cuadras.

El problema es que las aguas residuales se están devolviendo a las casas, rebosan las alcantarillas y afectan los andenes y las zonas comunes donde normalmente los niños salían a jugar.

La comunidad reunida para intentar buscar solución, pero la Empresa de Acueducto no atiende

Los habitantes del sector expresan que está problemática, además de afectarlos en su salud, también los está perjudicando en su economía, pues personas como la señora Luz Estela Marín, quien vivía de su negocio, dice que tuvo que cerrar su restaurante porque los clientes ya no se podían acercar al lugar debido a los fuertes olores.

Por parte de la Dirección de Servicios Públicos de Soacha se le hizo un requerimiento a la Empresa de Acueducto en el mes de abril pasado para que se acercara con el vactor a destapar el alcantarillado de la zona, sin embargo hasta el día de hoy nadie se ha acercado.

La comunidad expresa que ha hecho lo humanamente posible para que les solucionen está problemática. Igualmente radicó esta queja ante la Personaría Municipal de Soacha debido a que la presencia de aguas residuales se les ha convertido en un problema de salud pública que está afectando gravemente a la comunidad de la zona.

Las inquietudes de las personas del barrio Santillana se suman a las de muchas otras que se han visto afectadas por la misma problemática, quienes insistentemente se preguntan: ¿quién responde por todas estas afectaciones?, pues llevan mucho tiempo entre llamadas, reclamos y derechos de petición, conviviendo con estos residuos y malos olores.

La comunidad no se explica por qué si les cobran el servicio de alcantarillado, hay tanto engaño a la hora de dar soluciones, y de nuevo hace el llamado para que atienda las peticiones que desde hace dos años se han venido haciendo con justa razón.

Por Sary Tovar