El descontrol y falta de señalización en la avenida Indumil por el cambio de sentido en un tramo de la vía lleva a cometer errores. Tan pronto se retiran los AVE, cada quien hace lo que quiere.

Las quejas son constantes por el cambio de sentido de la vía entre la Glorieta de 3M y la entrada a Hogares Soacha. La comunidad argumenta que mientras están los AVE (Agentes Viales Estratégicos) los conductores respetan, pero se retiran y cada quien hace lo que le parezca.  

Un problema que se denunció tiene que ver con la ciclorruta en este sector. Después de dos meses de ponerla en funcionamiento, por estos días apenas la están demarcando e instalando los separadores, con el agravante que la señalización no es adecuada, no se cumplen los horarios de trabajo estipulados, y cuando los agentes viales se van, los conductores la invaden.

El desorden es total y la comunidad del sector de nuevo rechazó la medida, incluso los comerciantes aseguran que sus ventas han bajado considerablemente y que ellos han sido los más perjudicados.