Con la renuncia de Germán Vargas Lleras del Ministerio de Vivienda y de Juan Camilo Restrepo del de Agricultura, el presidente Juan Manuel Santos se prepara para reacomodar su gabinete en dos de las carteras más importantes. Además se acerca cada vez más al inicio de su campaña reeleccionista.


Por el lado del agro, sector que ha venido afrontando dificultades, el Presidente escogerá al segundo ministro. En el sonajero están: Francisco Estupiñán, presidente del Banco Agrario, y Jorge Bedoya, viceministro de Defensa, según ha venido anunciando LR.

En la cartera de Vivienda, una de las principales apuestas del Gobierno Nacional, el candidato más sólido para terminar de configurar las políticas de construcción es Luis Felipe Henao, el actual viceministro, quien ha sido fundamental en la ejecución de los programas de Vargas Lleras.

Para nadie es un secreto que la salida de Germán Vargas Lleras del Ministerio de Vivienda se dio para que el funcionario no quedara inhabilitado para aspirar a un cargo político de cara a las próximas elecciones. Su futuro sería ser el vicepresidente de Santos o en caso de que este último desista de la reelección, aspiraría a la Presidencia.

El jefe de la cartera se va con los mejores indicadores de gestión: ha sido reconocido por los constructores como el ministro de la ejecución, su popularidad está por encima del 60% en las encuestas y siempre ha sido calificado por los empresarios por ser un buen administrador de los millonarios recursos que se destinaron para vivienda.

Vargas Lleras llegó a esta cartera en abril del año pasado y, a lo largo de 2013, lideró la principal apuesta del gobierno Santos: la construcción de 100.000 casas gratuitas para los colombianos de más escasos recursos, proyecto que costará $4,2 billones.

El programa ya quedó consolidado y ya se están construyendo las casas en todo el país. Su entrega total debe estar para los primeros meses de 2014.

Adicional a esto, el Ministro ha llevado acueductos y alcantarillados a poblaciones que nunca han tenido acceso a estos servicios, otra de las apuestas millonarias de la administración, que le ha costado al Gobierno Nacional $2,1 billones.

Así mismo, Vargas Lleras dejó las bases para el nuevo programa de construcción de 86.000 viviendas para familias que devenguen entre 1y 2 salarios mínimos y fue clave en la formulación del Pipe, programa con el que se pretende impulsar la productividad y generar más empleo.

Bajo la dirección del Ministro, el sector tuvo un 2012 de recuperación en el que los indicadores crecieron a pesar de la parálisis de construcción en la capital de la República, que representa el 50% de los indicadores.

Definitivamente el principal reto que tiene el funcionario que lo suceda será el de enrutar de nuevo a Bogotá como foco de crecimiento del sector. Por ello, las políticas que se fijen con la nueva administración deberán estar encaminadas con el desarrollo de proyectos en Bogotá. Es indispensable que haya un trabajo mancomunado con la Alcaldía.

Sandra Forero, presidenta de Camacol, considera que el reemplazo de Vargas Lleras debe tener la misma capacidad de liderazgo y de gestión que él. “Esperamos que el próximo ministro de Vivienda siga confiando en el sector como una de las locomotoras que sí está jalonando la economía. La meta que tendrá es terminar estos proyectos que se están haciendo, con el fin de entregar la meta del millón de casas que se prometió”.

El Presidente busca la reelección de sus políticas

Más allá de las intensiones que tenga de aspirar o no a la Presidencia de nuevo, Juan Manuel Santos aseguró que después del 7 de agosto del próximo año se deben reelegir políticas que han sido bien acogidas por los colombianos. “Quiero que la política de paz sea reelegida, quiero que la política de vivienda del ministro Vargas Lleras sea reelegida, quiero que la política que ha reducido el desempleo sea reelegida y quiero que nuestra política de seguridad sea reelegida. No quiero que los profundos cambios se queden a mitad de camino”, sostuvo. Con ese mensaje también dejó claro que si decide hacer campaña para un nuevo periodo en la Presidencia, se pronunciará 6 meses antes de las elecciones, fecha que establece la Ley 996 de 2005.

Fuente: Larepublica.com