Hace casi un siglo, el concejo municipal de Bogotá dejó una urna con la orden explícita de ser abierta el 20 de julio de 2010, crece la expectativa de historiadores y curiosos frente a lo que se puede encontrar allí.


La urna centenaria es una enorme caja metálica con un contenido desconocido, fue cerrada por los concejales de la Bogotá del año 1911, en su puerta ordena que sólo puede abrirse el 20 de julio de 2010, además en su inscripción afirma que: «contiene documentos, publicaciones, vistas fotográficas relativos al primer centenario».

Los concejales de hace 100 años dejaron tres llaves. Una, la entregaron a la Presidencia de la República; otra, al Arzobispo de Bogotá y la tercera fue depositada en la Notaría Segunda. Tras diferentes investigaciones, hasta el momento no han podido encontrarla, los encargados han preguntado incluso a la empresa fabricante de la urna,Fisher, acerca de la posibilidad de fabricar una llave nueva, pero la empresa responde que es imposible, ya que no cuenta con la maquinaria de hace cien años.

La urna estuvo en el Concejo de Bogotá hasta 1968 cuando fue trasladada al museo de desarrollo urbano de la ciudad, donde es hoy el Instituto Caro y Cuervo. Más tarde estuvo en el Planetario. Luego la colocaron en el Museo de Bogotá (Cra 4#10-18) , donde está hoy y que fue la última residencia del virrey Juan Sámano.

secre-1.jpg

Con respecto a las recomendaciones dadas por el Concejo Municipal de Bogotá en 1911 para su apertura en el año 2010, en el acta publicada en el Registro Municipal se ordena que ésta deberá ser abierta en sesión plena del Cabildo ó de la entidad que lo represente legalmente, y con asistencia de la Dignidad Eclesiástica Superior de Bogotá, del primer Magistrado de la Nación y del Notario público respectivo a quien esté confiado el protocolo que contenga la presente acta y la llave que aún no se encuentra.

Las entidades distritales que custodian la urna, coordinarán su apertura el 20 de julio de 2010 en el Museo de Bogotá. Siguiendo lo estipulado por el Concejo Municipal de 1911, en la ceremonia se cumplirá con el protocolo anteriormente descrito. Además, se levantará un acta que describa la ceremonia de apertura de la urna junto con el detalle de los objetos encontrados, los cuales, desde ese momento, harán parte de la colección del Museo de Bogotá.

Desde ya la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte y el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural están organizando una urna que remplace a la que se abrirá, esta nueva se dará a conocer a los ciudadanos de la Bogotá del 2110, para esto las entidades han organizado una convocatoria llamada: “Urna bicentenaria. Una cápsula de tiempo para guardar la memoria de Bogotá”

Conozca detalles de esta convocatoria en: http://www.culturarecreacionydeporte.gov.co/portal/node/429