Estas fueron las dos palabras que muchos propietarios de taxis rechazaron nuevamente anoche, recordando la persecución que tuvieron que afrontar durante 22 meses por parte de la policía de tránsito de Bogotá. Sin embargo después de la firma del convenio, se escucharon aplausos y gritos de alegría.


Fueron cerca de dos años que 312 taxistas de Soacha soportaron persecuciones, multas, peligros, desafíos y humillaciones al tener que trabajar con la zozobra y el miedo de ser descubiertos por la policía de tránsito de Bogotá. Carros en los patios, deudas, pérdida de hogares y apartamentos y hasta vidas humanas fueron las consecuencias de la incapacidad del ex alcalde Jesús Ochoa y su homólogo del Distrito Lucho Garzón, quienes pusieron en marcha un convenio a medias, el cual permitía que los taxistas de Soacha operaran únicamente por la Autopista Sur hasta la Sevillana y viceversa.

Esa triste decisión puso en jaque a los taxistas de Soacha y a sus coelgas del Distrito que duermen o viven en el municipio. La policía de tránsito parecía estar ciega en contra de ellos y las persecuciones eran el pan de cada día. «A uno le tocaba salir a trabajar a escondidas, esquivando siempre los retenes, arriesgarse a ir a sitios peligrosos y salir de noche, muchas veces en medio de aguaceros, y estar con esa zozobra, ese miedo, y esa prevención como si fueramos delincuentes, todo por el miedo a que nos echaran el carro a los patios», dijo don Pedro Machado, propietario de un taxi matriculado en Soacha.

Don Pedro es una persona de 61 años, sin pensión ni seguridad social, que compró el taxi a crédito y que estuvo cerca de perder su hogar por la persecución que enfrentó durante los últimos 22 meses. Su carro Chevrolet Swif se convirtió en la fuente de sustento para su familia compuesta por su esposa y dos hijos; «muchas veces me tocó darle plata a los policías de Bogotá para que no me llevaran el carro, aunque en este tiempo me lo echaron dos veces a los patios, la última vez fue hace como dos meses y me tocó pagar $490.000 de multa para poderlo sacar. Yo salía de noche para evitar los retenes, me arriesgaba a ir a sitios prohibidos, pero había que hacerlo porque era la única forma de levantar algo de platica para la cuota y el mercadito de la casa», concluyó el señor Machado.

Humedal-Neuta-Soacha

Humedal-Neuta-Soacha

Y como él todos los 312 tienen algo que contar. Anoche en presencia del gobernador Andrés González, el comandante de la policía Cundinamarca coronel Fabio Castañeda y de autoridades destacadas del distrito, el departamento y el municipio, don Ernesto Muñoz, representante de los taxistas de Soacha, dijo con profunda tristeza que la errada decisión de los alcaldes de la época dejó consecuencias nefastas para las familias de los taxistas. «Fue un viacrucis donde se perdieron, no solo hogares, se perdieron también apartamentos, carros y 3 vidas humanas de compañeros que aceptaron carreras nocturnas a sitios peligrosos», dijo. Sin embargo anoche se mostró complacido con la firma del convenio y agradeció a las autoridades de las dos ciudades por entender un problema que no es solo de los taxistas, «es también de los 400 mil habitantes de Soacha».

periodismopublico_1-9.jpg El alcalde Ernesto Martínez se mostró tranquilo y dijo con seguridad que «el convenio ya está firmado. Por un lado me siento satisfecho porque se logró un ejercicio de concertación entre los dos actores: Soacha y Bogotá, pero también me queda un sabor amargo al saber que se extendió demasiado la firma del acuerdo, frente a una problemática que por justicia y conveniencia de las dos ciudades, debimos haber adoptado antes». Sin embargo el mandatario resaltó el esfuerzo de las autoridades involucradas en la firma del mismo y destacó el plazo de cinco años, que fue el mismo que propuso Soacha.

Por su parte el director de Transporte de Soacha William Ardila dijo que con la firma del convenio se elimina la planilla de viaje ocasional y reiteró que a partir de la entrada en vigencia, las carreras únicamente se podrán cobrar por taxímetro, sin recargos de ninguna clase. «Este acuerdo beneficia no solo a los 312 taxistas de Soacha, recordemos que hay alrededor de 2.500 matriculados en Bogotá que viven en el municipio, a ellos también los cobija el convenio», concluyó.

Anoche sólo quedó pendiente la firma del alcalde de Bogotá Samuel Moreno, aunque con la rúbrica del Secretario de Movilidad se entiende que ya existe el visto bueno de la capital de la República. Se considera que el lunes debe firmar el alcalde Moreno y así se pueda publicar en la Gaceta del Distrito para que entre en vigencia sobre el martes o miércoles de esta semana.