La Inseguridad y las disputas internas entre vecinos han desencadenado una sensible anomalía que ha recaído sobre el Servicio de Transporte de este sector, que hoy por hoy no cuenta con un sitio fijo para el despacho de las rutas, sumado al rechazo de un sector de la comunidad a una de las empresas que trabajan allí.


Cabe recordar que hace aproximadamente un mes se presentó un fuerte inconveniente de orden público derivado de las agresiones y los atracos a los cuales eran sometidos varios de los conductores que trabajan para Cootransmundial, lo cual repercutió en el traslado del paradero de esta compañía hacia la parta media del sector de San Rafael, para tratar de mitigar dicha situación. Sin embargo, esa decisión propició un caos entre las decenas de personas que día a día salen a tomar las rutas hacia Bogotá, debido a que no hay un sitio específico donde puedan tomarlas, o sencillamente no salen a trabajar por temor a las acciones de los delincuentes.

Ahora, quienes residen en la parte alta de este último sector, acusan a los mismos conductores y algunas personas que laboran en el paradero de la parte media de ser los auspiciadores de la inseguridad, misma motivación que el pasado lunes produjo un bloqueo sobre la principal vía de acceso a Ciudadela Sucre, que impidió a los transportadores de Cootransmundial movilizarse con normalidad.
“Yo estaba trabajando en el restaurante cuando llegó un grupo de personas gritando que se fueran los buses de Cootransmundial, pensé que era pasajero pero continuaron las arengas y las agresiones. Al parecer este grupo provenía de San Rafael Alto, había bastante gente, al menos unas 50 o 100 personas, las cuales impidieron el desplazamiento de unos 11 carros de la compañía, no dejaron salir a ninguno”, explicó Consuelo Baldeón, testigo de lo sucedido el lunes.
“A los conductores los encerraron acá en el Paradero de la parte baja, no entendemos porqué los vecinos de la parte alta vienen hasta acá a causar estos problemas e impedir que los conductores trabajen. Todo empezó hacia las 10am y se extendió casi hasta las 3pm, la Policía llegó sólo hasta esa hora a solucionar el inconveniente. Supuestamente ese día no iba a salir nadie de Cootransmundial a trabajar, cada vehículo que salía era agredido”, agregó Janeth Figueroa.

Figueroa explicó que en principio el paradero de esta empresa se ubicaba sobre la vía destapada por el lado de la parte baja del barrio, que después fue trasladado a la parte alta y posteriormente ubicado donde se encuentra actualmente. Producto de esa inestabilidad (señaló), la gente permanece ‘de arriba a abajo sin un sitio fijo donde pueda tomar su transporte’, “desde las 4 am salen las personas a esperar las rutas, pero con esa incertidumbre lo que hacen es enviarlos de un lado a otro, no sabemos que se habrá dialogado con los conductores, pero requerimos que el inconveniente se solucione rápido”.

A propósito de lo anterior, se debe tener en cuenta la difícil situación de seguridad, pues varios de los residentes del sector manifiestan que (al igual que en la comuna seis), les fue retirado el CAI Móvil que el pasado 4 de junio fue entregado por el Alcalde Ernesto Martínez y la Policía del Municipio, según las mismas autoridades, debido al trámite de legalización de los vehículos ante el Ministerio de Defensa. Sin embargo la comunidad se ha mostrado inconforme con esta situación dado que (como lo indican) el Pie de Fuerza es insuficiente y la delincuencia ha aprovechado para incrementar sus acciones perjudicando a las personas.

De otra parte, de acuerdo a lo informado por los ciudadanos, la respuesta tanto de la Dirección de Transporte como de la Policía y la misma Administración Municipal ha sido insuficiente, por lo cual al día de hoy no se ha visto señas de una pronta y efectiva solución.