La búsqueda de estrategias que no incomoden a los residentes de la Comuna uno, como el tratamiento a los jóvenes adictos a sustancias psicoactivas, es uno de los propósitos de un grupo de mujeres que quieren desarrollar una labor social para cambiar la vida de los muchachos que se dedican al consumo de estupefacientes.


Teniendo en cuenta los resultados de experiencias pasadas, una ciudadana que espera ayudar a los jóvenes, pretende crear un espacio de charla para que los adictos a las drogas puedan reintegrarse a la sociedad, haciendo parte útil de la misma y adquiriendo sentido de pertenencia.

“Hace unos años tuve la oportunidad de ayudar a estos jóvenes, ofreciendo incluso mi casa; los resultados estaban siendo excelentes pero la incomodidad generada a la comunidad no permitió que la labor progresara y entendiendo el derecho que ellos tienen como residentes se hizo necesario suspender el proyecto. Ahora estamos buscando la forma de poder ayudar a estos muchachos sin incomodar a los residentes de la comuna uno”, expresó Rosa, en su motivación por ayudar a las personas con este problema.

Entendiendo la adicción a las drogas como la base de gran parte de los problemas que afectan a Soacha, el grupo de ciudadanas que espera poder ayudar a los jóvenes de la comuna uno prioriza el sentido social en los muchachos; conjuntamente el acercamiento a Dios como pilar de su recuperación, también ha sido uno de los ideales en los que se basan para ayudar a las personas perjudicadas por el flagelo de la drogadicción.

“La ejecución de un proyecto como el que queremos sacar adelante implica muchas cosas; sabemos que varios jóvenes están dispuestos a cambiar, sin embargo siempre habrán personas que querrán perjudicar nuestro trabajo. Por esa razón necesitamos el apoyo de las autoridades para poder hacer un esfuerzo articulado que garantice el bienestar e integridad de todos”, explicó José Arias, integrante de la comunidad.

Hasta el momento las personas que quieren ayudar a los jóvenes están buscando la articulación de fundaciones expertas en el tratamiento del tema, fundaciones artísticas para promover el talento de los jóvenes y las autoridades municipales.

“Muchos de estos jóvenes son demasiado talentosos y no podemos permitir que todo ese potencial se pierda, seguramente una vez encuentren su talento podrán beneficiarse en gran medida y de manera positiva de ellos, cultivar lo que les genera ilusión es una de las formas que podemos implementar para gestionar un cambio en su vida que influirá en todo el sector y muchos más que han sido afectados por la drogadicción”, puntualizó Rosa.

Para concluir, Clara Ríos, integrante del proyecto, aseguró que la integración y esfuerzo de las autoridades es fundamental para que la iniciativa en pro del bienestar de los jóvenes funcione y también beneficie a sus familias y el sector en general.

“La administración municipal y autoridades en general deberían ser las más interesadas en implementar esta clase de acciones, porque así el impacto en el desarrollo del municipio se dará mediante la colaboración de los mismos jóvenes que hoy son descritos como el problema, y que sabemos que en su mayoría están dispuestos a cambiar y aportar”, agregó.