El proyecto no tiene que ver con el programa del Gobierno Nacional para los estratos 1,2 y 3. La iniciativa fue hundida en la Comisión Sexta del Senado.

De los 7 congresistas de la comisión, cinco votaron negativamente y aseguraron que lo hicieron porque la propuesta de ‘matrícula cero’ no tenía claras las fuentes de financiación.

La apuesta de los senadores que presentaron la iniciativa era que los estudiantes de estratos bajos tuvieran acceso gratuito a la educación superior.

 Una vez se supo el resultado, los senadores que votaron negativo recibieron fuertes críticas y señalamientos en redes sociales. Ante la reacción, el congresista Horacio Serpa salió al paso y dijo que había votado en contra porque “el proyecto no tiene fuente de financiamiento ni respaldo fiscal, lo cual lo hace inviable de cara a la realidad económica del país, tampoco establece la focalización para orientar esos subsidios a quienes realmente lo necesitan”.

Finalmente, el senador Serpa cuestionó a los congresistas de la oposición por no respetar la decisión de las mayorías y dijo que votó con responsabilidad.

“Dejen de ser politiqueros, yo estoy de acuerdo con la gratuidad en la educación superior pública,  pero como política de Estado, haciéndolo de forma responsable y contando con los recursos para que así lo permita”, puntualizó.