En 2008 y en medio de una construcción se encontraron restos humanos, tumbas y miles de piezas arqueológicas con más de 800 años de historia en el sector de Usme.

Desde entonces se prometió hacer un parque arqueológico y todo se había quedado en promesas. Sólo hasta este fin de semana, durante el “Festival Patrimonios en Ruana”, se inauguró.

Hace 12 años, en medio de la construcción de un proyecto de vivienda se encontraron los restos de un hombre y luego, tras varias exploraciones, se descubrieron 135 restos humanos, 2.500 tumbas y 10.000 indígenas enterrados, además de 300.000 fragmentos de cerámica y 45 piezas de alfarería. Desde ese entonces se vienen haciendo esfuerzos para convertir a la hacienda El Carmen, donde se realizó el imponente hallazgo arqueológico, en un lugar protegido de acuerdo con su valor histórico y patrimonial.

El primer intento por reconocer el valor del lugar se hizo en 2008, cuando la Personería pidió declarar el milenario cementerio indígena hallado en Usme como patrimonio arqueológico, histórico y cultural de la ciudad. Esa fue la primera vez que se propuso preservar el hallazgo histórico como un parque arqueológico. Con el tiempo el proyecto se fue quedando sin apoyo hasta que en 2014 el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) declaró el lugar como “Necrópolis prehispánica” y le otorgó tratamiento de área arqueológica protegida, la primera en su momento en Bogotá y la número 20 del país.

Sin embargo, la idea de construir en la hacienda El Carmen un parque arqueológico estuvo en veremos hasta este fin de semana, cuando gracias a trabajos conjuntos entre la comunidad de Usme y el Distrito se concretó la idea que llevaba varios años en el papel. El acto protocolario con el que se inauguró el Primer Parque Arqueológico y Cultural de Bogotá se realizó en el marco del Festival Patrimonios en Ruana y fue liderado por la Secretaría de Cultura, a través del IDPC.

Se trató de un evento cultural que incluyó actividades que hacen parte de la estrategia Bogotá a Cielo Abierto que, además del comercio, también busca la reactivación de la cultura. en las zonas rurales. La inauguración del parque fue un pretexto para el encuentro de múltiples expresiones culturales propias de Usme, entre música, cine, deporte, gastronomía y otras actividades.

El parque inaugurado en la hacienda El Carmen, que desde ahora será un espacio de investigación, divulgación y creación de proyectos culturales y ambientales, buscará ser preservado como un hito en la memoria de Bogotá, debido a que según el Distrito contiene la historia ancestral de un lugar que podría ser el más grande del pueblo Muisca a la llegada de los españoles. De igual forma, con la creación de este parque se pretende marcar un precedente para detener la expansión urbana hacia los bordes de la capital, en especial hacia el sur.

Foto: Secretaría de Cultura – Apoyo: elespectador