En la piscina del conjunto residencial el Oasis de San Mateo se lanzó ayer este novedoso programa que abarca Hidroterapia y Equinoterapia, tratamientos que en adelante ofrecerá el CADIS del municipio de Soacha.


2-59.jpgLa actividad contó con la presencia de la Gestora Social Carmenza Rodríguez, el Secretario de Educación Ignacio Castellanos, la Secretaria para el Desarrollo Social Grecia Pérez, el coordinador del CADIS Francisco Alucema, además de los funcionarios y terapeutas encargados de desarrollar este programa.

Rocío Garcés, fisioterapeuta y coordinadora del programa de tratamientos alternativos del CADIS, dijo que son 120 niños los beneficiados con la hidroterapia y 100 con equinoterapia, menores que son sometidos transmilenio-.jpga valoración a través de la Secretaría para el Desarrollo Social, antes de incluirlos al proceso. “Son dos días a la semana que se trabaja con ellos, pero la intensidad horaria depende de cada caso”, precisó.

La fisioterapeuta explicó que la equinoterapia es la rehabilitación mediante la utilización del caballo. Se trata de un conjunto de actividades terapéuticas integrales que utiliza los movimientos rítmicos y repetitivos de este animal como instrumento de estimulacióncuadrantes_policia_.pdf multisensorial. Se utiliza porque es el único vertebrado que durante su cadencia genera 110 impulsos al paso, 170 al trote y 220 al galope, generando respuestas neurosensoriales en el paciente. Además el caballo presenta un movimiento tridimensional que es semejante al de la marcha humana, lo que permite integrar a nivel de la corteza cerebral el patrón de marcha, estando simplemente sentado en la cruz del caballo, es decir, el niño sentirá caminar estando sentado.

Por su parte la hidroterapia es aprovechar pp-18.jpglas cualidades físicas del agua para lograr la rehabilitación de niños, especialmente de tipo motor. Su acción va directamente en la piel, en ella se suceden funciones sensitivas, de regulación de temperatura, de secreción glandular y de excreción toxica.

Cuarenta años de proceso

Francisco Alucema, psicólogo y coordinador del CADIS, explicó que el proceso ha sufrido una transformación a través del tiempo. Hacia 1970 se creo la figura del Centro de Educación Especial; posteriormente, en 1996 nacieron las UAIS, dependientes de la Secretaría de Educación.

En 2006 se venció el plazo para que funcionaran con figura jurídica propia, pero para el caso de Soacha se sufrió un traspié porque no hubo la voluntad política suficiente para que eso sucediera. En 2008 el proceso estuvo a punto de desaparecer porque el Ministerio de Educación dijo que no podía girar recursos a niños que no estuvieran dentro del sistema escolar, es decir, los menores de cero a cinco años se quedaban por fuera del beneficio.

Pero los funcionarios de la UAIS, con el apoyo de los padres de familia, emprendieron una lucha para lograr lo que parecía perdido. Fue así que a través del actual alcalde y de la misma primera dama, se logró que el ejecutivo pasara un proyecto de acuerdo y en el concejo se aprobara la creación del nuevo ente, con vida jurídica propia, que atendiera a la población en condición de discapacidad, conformando lo que ahora se denomina CADIS o Centro de Atención para Niños y Jóvenes en condición de Discapacidad del municipio de Soacha.

Para el doctor Alucema ahora se debe trabajar en la construcción de una política pública en discapacidad con el fin de conseguir recursos y apoyos internacionales para que “estos niños y niñas no sean invisibles y pasen a formar parte de una sociedad, de una familia, del rol que deben ejercer en todo contexto donde se desenvuelven. Estos proyectos no son inventados, son de una rehabilitación enorme y por eso los estamos aplicando aquí, porque sabemos que el aspecto psicológico maneja todo lo que tiene que ver con la interacción social, con el comportamiento, con las relaciones interpersonales, con la seguridad y la autoestima. Nosotros trabajamos niños con síndrome de Down, retardo mental, parálisis, autistas, sordos y ciegos, o sea que manejamos todas las discapacidades; esto es lo que estamos haciendo y queremos que los alcaldes y las organizaciones nos sigan apoyando, no a nosotros, sino a la institución, porque los seres humanos somos `seres de paso`”, concluyó el coordinador del CADIS.