Uno de los sitios más ocupados por vendedores ambulantes en Soacha era la avenida 30 de San Mateo y el puente peatonal de Unisur, sin embargo la Alcaldía Municipal se propuso recuperar esta zona y ofrecer una reubicación a quienes ocupaban las calles del sector. Hoy ya son más de 100 personas dedicadas a las ventas informales las reubicadas en zonas seguras y dignas para ejercer su labor.


espacio-publico-soacha

espacio-publico-soacha

Mediante un trabajo articulado entre Administración Municipal y Policía Nacional, desde hace más de dos años se han llevado a cabo procesos de socialización sobre la ocupación indebida del espacio público, con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre las ventas informales, teniendo como base el Código de Policía, Artículo 140, “Comportamientos contrarios al cuidado e integridad del espacio público”.

De esta manera, a más de 200 vendedores informales se les aplicó la medida de acuerdo al Código de Policía que prohíbe la invasión del espacio público, en este caso sobre la carrera 30 y puente de San Mateo en la comuna cinco de Soacha.

Cabe aclarar que durante la reubicación en el pasaje comercial de la carrera 30 de San Mateo, no se decomisó ningún tipo de mercancía por parte de las autoridades y se les garantizó el mínimo vital como: un espacio y servicios públicos a los más de 60 comerciantes censados que cumplieron con los requisitos de pertenecer a población en condición de vulnerabilidad, madres cabeza de hogar, discapacidad y adultos que superan los 50 años de edad.

Por otra parte, hay personas que por su actividad económica no serán parte del proceso de reubicación por venta de mercancía de contrabando y alimentos que requieran preparación inmediata, ya que no cuentan con salubridad requerida para el consumo humano.

Para las personas que no pueden aplicar a la medida de reubicación social, la Administración Municipal ha realizado ferias laborales y apoyo a proyectos de emprendimiento por parte de la Dirección de Desarrollo Económico.

Los vendedores y la ciudadanía apoyan la medida, “es una excelente alternativa ya que gracias a esta reubicación podremos trabajar tranquilos, porque llevo tres años laborando en San Mateo en la calle 30, me han puesto comparendos y con esta opción podré trabajar sin inconvenientes ni afectar a nadie”, afirmó Alfonso Castro, habitante y vendedor de la comuna cinco.