Luego de conocerse que en varios colegios los alumnos esperan en las cafeterías cercanas el ingreso a clases, la Secretaría de Educación del Distrito advirtió que revisará la medida con el fin de evitar posibles desórdenes generados por los mismos estudiantes.


El Secretario Abel Rodríguez se mostró preocupado porque en varios colegios de la capital, los niños menores de 10 años se levantan antes de las cuatro de la mañana para ir a estudiar. Advirtió que estará vigilante de la situación y recomendó a los padres de familia tener en cuenta la distancia de las instituciones educativas en las que matriculan a sus hijos.

Desde que la entidad Distrital expidió la resolución que dejó en firme el cambio de horario en los colegios públicos de Bogotá, el pasado 17 de julio, es la primera vez que se denuncian irregularidades de este tipo. Sin embargo la Secretaría de Educación se comprometió a revisar la medida para determinar si esa orden ha contribuido al desorden, al igual que a identificar en qué planteles se están presentando los casos denunciados.

Mientras tanto los menores pertenecientes a los grados que van desde preescolar hasta tercero de primaria continuarán llegando a la hora establecida por la Secretaría de Educación, pero las autoridades están en vigilancia permanente para evitar que los niños salgan a la hora antigua de sus casas y se queden rondando el colegio o las cafeterías aledañas.