Debido a las bajas coberturas en la aplicación de la vacuna del virus del Papiloma Humano (VPH) en el departamento, la Secretaría de Salud de Cundinamarca hace un llamado a los alcaldes, secretarios municipales de salud, coordinadores PIC, gerentes de hospitales, directores de centros y puestos de salud y vacunadores, entre otros, a intensificar la aplicación del biológico y mantener las coberturas útiles de vacunación por encima del 95 %.


Para cumplir con esta meta, los 116 municipios de Cundinamarca deben contar con todos los biológicos que están dentro del esquema nacional de vacunación, con el fin de contribuir en la disminución de la morbilidad por enfermedades prevenibles por vacuna.

En ese sentido, la Secretaría de Salud convoca a los municipios a realizar las siguientes actividades:

1. Todas las EPS, IPS públicas y puestos de salud deben articularse con sus EPS y EAPBs para garantizar a todos sus afiliados, niñas de 9 a 17 años, la vacunación de VPH a demanda.

2. Realizar reuniones con los secretarios de educación para dar información correcta sobre la vacuna VPH. Pueden organizar una jornada académica con rectores y padres de familia, la cual estaría precedida por un profesional del Ministerio de Salud o del Instituto de Salud, previo aviso a la coordinación del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) con dos semanas de anterioridad.

3. Realizar alianzas con los medios de comunicación municipal, policía y ejército, para hacer cuñas radiales invitando a diario a la vacunación del VPH.

4. Invitar a los padres de familia, docentes, rectores y al personal de la secretaría municipal de educación a que consulten las páginas oficiales del Ministerio de Salud, el Instituto Nacional de Salud, el Instituto Nacional de Cancerología de Bogotá, donde encontrarán los resultados del estudio de Carmen de Bolívar.

5. Adicionalmente los programas de salud sexual y reproductiva deben continuar informando a las adolescentes acerca de la prevención de la infección por VPH y de otras enfermedades de transmisión sexual. Esta vacuna protege contra los tipos virales 16 y 18. Está planteado que sin la vacuna se aumenta de manera sustancial la mortalidad futura por cáncer cervical.