La Secretaría de Salud inició este fin de semana la Primera encuesta cannábica en Bogotá, que irá hasta el 2 de mayo, dirigida a las personas que se relacionan con esta sustancia derivada de la marihuana, bien sea a través de la investigación académica o técnica, el activismo, la explotación comercial e industrial o simplemente mediante su consumo medicinal, terapéutico, recreativo, adulto o espiritual.

La entidad afirma que la encuesta busca obtener información que permita caracterizar a los usuarios de cannabis en Bogotá y sus alrededores.

Para ello indaga sobre el tipo de consumo que realizan, su frecuencia de uso, los lugares en los que se proveen y los sitios dónde consumen; además de información demográfica de los consumidores, como edad, sexo, orientación sexual, nivel educativo, entre otros. Así mismo incluye preguntas sobre activismo, emprendimiento, participación y temas de interés para esta comunidad, como la relación con la policía, reducción de daños, tratamientos, prevención del consumo y pedagogía.

Sobre las razones de adelantar esta encuesta, la Secretaría de Salud hace las siguientes precisiones:

El pasado diciembre la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas cambió de clasificación al cannabis -por recomendación de la Organización Mundial de la Salud-, reconociendo así sus cualidades medicinales y terapéuticas. En este marco, estamos pasando de un escenario de prohibición absoluta de esta sustancia a la regulación de su producción, acceso y consumo.

Bogotá tiene potencial para convertirse en un cluster del cannabis medicinal, terapéutico, cosmético e industrial, lo que hace necesario adelantar procesos de participación de los diversos actores de esta naciente industria, incluyendo, por supuesto, a las personas que consumen esta sustancia, quienes históricamente han sido estigmatizadas y excluidas de procesos productivos.

Es allí donde se plantea la Primera encuesta cannábica de Bogotá como un factor para abordar este fenómeno desde una perspectiva de participación en salud y derechos, que supere la visión de enfermedad y criminalización de los usuarios que ha sido predominante. De esta manera se quiere incluir a la comunidad cannábica en el diseño, implementación, evaluación y veeduría políticas públicas relacionadas con el consumo.

En Bogotá, según la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas de 2019, el 3.6% de los ciudadanos consumieron marihuana en el último año, lo que equivale a unas 280 mil personas.

Esta encuesta fue construida de manera conjunta y participativa entre la Subsecretaría de Participación Social de la Secretaría Distrital de Salud y la Mesa Distrital Cannábica, que es un espacio autónomo de participación y convergencia de la ciudadanía cannábica de Bogotá, enfocada en promover la vinculación de los ciudadanos en la implementación y desarrollo de políticas públicas, proyectos y programas de temas de su interés.