La minería en Colombia constituye uno de los principales motores económicos del país y el SENA está fortaleciendo este renglón, a través de formación pertinente que permite que la actividad continúe sus procesos de formalización y potencialice los estándares de calidad.


De acuerdo a los estimativos de la Agencia Internacional de Minería, Colombia cuenta con una posición privilegiada desde el punto de vista metalogénico (periodos de tiempo durante los cuales se formaron depósitos minerales) debido al marco geológico que lo caracteriza, pues posee dos provincias geotectónicas –regiones en las que una serie de depósitos minerales poseen características comunes– el Cinturón Andino y el Escudo Amazónico.

Por su parte para la Defensoría del Pueblo, la minería tradicional y no formalizada en Colombia está presente en el 44% de los municipios del país y representa el 30% del total de las explotaciones mineras. El mismo informe destaca que son más de 300 mil familias las que viven de esta actividad en 3.600 minas distribuidas a nivel nacional, muchas de cuales se encuentran en proceso de legalización.

Este panorama le ha permitido al SENA fortalecer al sector minero con 93 programas de formación titulada, entre los que se cuentan Supervisión de Labores Mineras, Química Aplicada a la Industria, Agua y Saneamiento Básico, Sistemas de Gestión Ambiental, Construcción y Control Ambiental.

“Para atender la demanda del sector en mano de obra calificada, la Entidad tiene a disposición a lo largo y ancho del país, 40 centros de formación en 20 regionales, con lo cual se logra impartir conocimientos pertinentes en zonas mineras por tradición”, destacó el director la Regional Cundinamarca, Gustavo Adolfo Araque.

Actualmente el SENA cuenta con 257 programas de formación complementaria como Análisis de Muestras Químicas, Joyería Armada, Mantenimiento Electromecánico de Instalaciones Mineras, Operación de Maquinaria Pesada para Excavación, Perforación y Voladura, Seguridad Ocupacional y Manejo de Residuos Sólidos, entre otros.

La minería ancestral es parte de la historia e identidad de muchos pueblos en Colombia, se ha convertido en la generación de ingresos para muchas familias que han perpetuado el oficio de generación en generación y han convertido sus habilidades mineras en una profesión empírica.

Para atender a este tipo de población minera, la entidad en que más confían los colombianos, ha certificado hasta la fecha 2.168 aprendices a nivel nacional, los cuales han logrado emplearse en diferentes empresas del país, de acuerdo a la Agencia Pública de Empleo (APE), entre el 2011 y el 2014 consiguieron trabajo un total de 12.757 personas en el sector minero.

Para Nelson Antonio Tabares, jefe de la mina El Tesoro de la empresa Carbonia (Antioquia) en la que laboran 90 empleados, “haber realizado el proceso de vinculación a través del SENA fue muy exitoso, con la Agencia Pública de Empleo uno encuentra de donde escoger según el perfil que le pide la empresa”.

Formación con enfoque de seguridad

El tema de la seguridad en la explotación minera ha sido otro factor relevante para que muchas empresas opten por contratar la mano calificada de los aprendices del SENA, o busquen la certificación de sus empleados, pues su formación integral les permite desarrollar sus habilidades dentro de las altas normas de seguridad requeridas.

Con el fin de formar aprendices en ambientes reales y equipados con elementos pertinentes, en el Centro de Minero de la Regional Boyacá se encuentra una mina didáctica de 230 metros de longitud, cuenta con tres túneles dotada con tecnología inglesa –donada por el Reino Unido– y con el cual se entrena el personal calificado desde el arranque, perforación y voladura, entre otros procesos, que permite desarrollar este ambiente.

“Esta mina didáctica nos permite trabajar en ambientes similares a los de una mina real, podemos aplicar normas de seguridad como por ejemplo acciones de sostenimiento tanto en paredes como techos y otras pertinentes a esta actividad”, señaló Edwin Andrés Alarcón, aprendiz de Perforación y Voladura.

La intervención de la Entidad en que más confían los colombianos en áreas de tradición minera, como el municipio Tausa (Cundinamarca) ubicado en la Provincia de Ubaté a 65 kilómetros de la capital de la república y caracterizado por la extracción de carbón, ha sido bien aprovechada por sus habitantes.

“El SENA se ha vinculado de lleno con la minería en esta zona y ha fortalecido desde diferentes ángulos esta actividad de cual viven miles de familias, la formación recibida por los trabajadores ha contribuido mejorar sus prácticas y ha potenciado sus habilidades lo cual redunda en mayor competitividad”, manifestó el alcalde del municipio de Tausa, Tito Pachón Gómez.

Durante la última década la actividad minera ha registrado un crecimiento en el volumen y el valor de la producción así como en las exportaciones; según en al Plan Nacional para el Desarrollo Minero con visión 2019, la minería de carbón es la que más se explota en Colombia, le siguen la de metales preciosos y el ferroníquel.