Desesperados se encuentran muchos residentes de los corregimientos uno y dos de Soacha ante el toque de queda  decretado por el Gobierno Municipal. Algunos  no tienen mercado y su desplazamiento se dificulta debido a que no hay servicio de transporte.

Las medidas decretadas con relación al simulacro vital y al toque de queda han afectado a los residentes del sector rural. Si bien hay permiso para que un miembro de la familia salga a comprar artículos de primera necesidad, en las veredas de Soacha no hay forma de hacerlo por la ausencia de  rutas de transporte.

“En los pronunciamientos del alcalde no se ha referido a este sector, personalmente vivo en el corregimiento 2 vereda Alto de la Cruz y acá es muy difícil abastecernos  debido  a los 2 peajes instalados, uno por la vía a Mesitas y el otro por la doble calzada  a Fusa,  estamos encerrados, y con las medidas decretadas no hay transporte; algunos tienen su vehículo particular pero  no pueden transitar hacia la cabecera urbana a comprar cosas de primera necesidad”, escribió Jeferson Medoza.

Otro residente del sector rural, Efraín Salcedo, aseguró que no tiene arroz, panela, chocolate, pasta ni granos. “Nos ha tocado con sopita y papitas porque no se puede ir a comprar cosas de tienda. Dicen que puede salir uno por familia pero en dónde nos vamos  si no hay transporte”.

Pero los habitantes de las veredas del municipio también denuncian la falta de compromiso y responsabilidad de muchos habitantes que no acatan la medida.

 “Estoy muy preocupada porque tengo familia en el sector rural,  veredas Primavera y Villanueva, y desde esta  mañana  están subiendo carros particulares, gente con maletas  que afectan  la seguridad de las personas  del campo.  Sibaté  está tomando medidas, pero en el sector  que pertenece a Soacha no hay control”, sostuvo Clara Bello.

“La gente se está pasando el toque de queda por alto y por acá en Alto de la Cruz no pasa la Policía. Se ven grupos de personas hablando, riendo y eso no está mal, solo que en este momento debemos estar en casa, y los que estamos cumpliendo, pues finalmente nos vamos a ver expuestos ya que  de nada sirve que unos cumplan y otros no; también hay muchas familias y personas adultas que necesitan ayuda por parte del gobierno municipal”, añadió Jeferson.

Y como ellos, muchos residentes reclaman protección y ayuda, especialmente rutas de transporte que los puedan sacar de sus veredas para conseguir los productos de primera necesidad.