La contaminación del río que atraviesa a la Sabana no solo provoca pérdidas por su impacto en el medio ambiente, sino en la economía, revela estudio.


Una investigación de la Universidad de la Sabana encontró que el impacto de la contaminación del río Bogotá no es únicamente un problema ambiental por los malos olores y los insectos en su cuenca baja, sino por sus efectos sobre la economía de los colombianos.

El efecto podría equivaler a más de 57.000 millones de dólares, o el 15,25% del PIB nacional, según el informe, y en ello tiene mucho que ver las más de 6 millones de toneladas de basura que los habitantes de su cuenca han arrojado a su cauce, y que ha retirado la CAR de Cundinamarca.

Según la investigación, la alta contaminación ha provocado que el río sea desaprovechado como fuente hídrica, de energía eléctrica y como proveedora de insumos para las industrias y empresas de servicios que se hospedarán en toda su cuenca desde Villapinzón hasta Girardot.

Así, por ejemplo, mientras en la cuenca baja se utilizan las aguas del río para regar cultivos a pesar de que no es recomendable, el consumo con fines domésticos es imposible y obliga a utilizar otras fuentes como las cuencas de Chingaza que abastecen a Bogotá y la Sabana.

Otro de sus efectos más críticos es en el turismo, que no solo ha afectado a atractivos como el Salto del Tequendama, sino que ha impedido el desarrollo de otras actividades de ecoturismo que se han desarrollado en varios departamentos del país.

Fuente: Publimetro.co