La primera fase de la entrega de alimentos producidos en el SENA benefició a 220 familias de aprendices vulnerables; esta vez serán 408 más gracias a las 8 regionales que también se sumaron a la iniciativa y convirtieron sus granjas en fábricas de alimentos.

Con Atlántico, Boyacá, Cundinamarca, Magdalena, Quindío, Risaralda, Santander y Tolima ya son 13 las regionales unidas en la gran estrategia nacional del SENA, para proveer de alimentos producidos en sus granjas a las familias de aprendices en condición de vulnerabilidad, por causa de la pandemia del Covid- 19.

Es por ello que a partir de la fecha y durante las próximas ocho semanas, funcionarios y contratistas SENA estarán entregando más de 3 mil kilos de productos hortofrutícolas a familias previamente caracterizadas por el área de Bienestar al Aprendiz de la Entidad.

Son 59.750 huevos, 6.120 panes, 2.100 unidades de plátano, 2.000 kilos de pescado, 1.040 libras de queso, 800 litros de yogur, 254 kilos de diferentes tipos de carne (cerdo, pollo, res, butifarra, de hamburguesa) y 200 libras de café.

José Nicolás Barrios, subdirector del Centro Agropecuario y de Biotecnología El Porvenir, del SENA Regional Córdoba y líder nacional de esta estrategia, informó que “El piloto de las entregas inició la tercera semana de abril en cinco departamentos del país; hoy, son 13 las regionales del SENA que se han integrado a esta estrategia, y esperamos que finalizando mayo tengamos una cobertura del cien por ciento en Colombia”.

“Con estos kits alimentarios y desayunos agropecuarios, ayudaremos a garantizar la seguridad alimentaria de 408 familias de aprendices en condiciones de vulnerabilidad”, concluyó el funcionario.

Los alimentos de esta segunda entrega tienen un costo en el mercado alrededor de los 53 millones de pesos, lo que representa un bono de alimentación por aprendiz que supera los 130 mil pesos.

Cuando finalice la segunda fase, el SENA habrá entregado más de 80.200 unidades de productos cultivados y procesados en sus granjas; se espera que finalizando el mes de mayo, se hayan vinculado todas regionales del país para beneficiar a familias en todo el territorio nacional.

El centro de Biotecnología Agropecuaria de Mosquera, Cundinamarca, que también se sumó a esta iniciativa, ha impacto en promedio a 60 aprendices y sus familias en condiciones de vulnerabilidad en los municipios de Funza, Facatativá, El Rosal, Madrid y Mosquera, así lo afirmó el subdirector del centro, Nelson Gómez Botero “Hemos dispuesto de nuestros productos remanentes como albahaca deshidrata, caléndula, huevos, acelga, romero, queso doble crema, calabaza, ajo y tomate larga vida para ayudar a quienes más lo necesitan durante el confinamiento”.

“Estoy muy agradecida por esta bonita labor que están realizando con los aprendices, porque se convierten en bendiciones para nosotros”, menciona María Andrea García, una de las aprendices beneficiadas, quien se encuentra en estado de embarazo y a la espera de que tanto ella como su esposo logren obtener trabajo pronto.