Una alianza para mejorar la calidad de vida, especialmente de las mujeres cabeza de hogar de Altos de Cazucá, Postosí y Bosa, es la que permitió al Sena y a Visión Mundial concluir el proceso de formación a 500 familias vulnerables de la zona de frontera entre Soacha y Bogotá.


Las personas participantes se formaron en Agroindustria, específicamente en temas relacionados con los derivados lácteos y cárnicos, al igual que en huertas, confecciones y en cuidado estético de manos y pies.

“Pues es una alianza que tenemos con el Sena desde hace dos años, en este 2012 estamos haciendo el cierre del proceso formativo con mujeres cabeza de hogar de los barrios vulnerables donde Visión Mundial tiene proyectos, que son Altos de Cazuca, Bosa y Potosí. La idea y el objetivo de estas dos instituciones es generar una alianza que permita mejorar la calidad de vida de las personas que participan en el proceso”, explicó Diana Rueda, Profesional en desarrollo de Visión Mundial.

Ayer se hizo el cierre de la primera jornada, en la cual se observó una muestra de los productos que cada uno de los grupos en formación logró obtener, teniendo en cuenta que el objetivo es que se consoliden en unidades productivas y que puedan iniciar un proceso de comercialización y generación de ingresos a sus familias. Hoy miércoles se realizará la clausura de la segunda jornada con habitantes de Altos de la Florida.

Los docentes que orientaron y apoyaron la capacitación pertenecen al Sena, algunos de los cuales son artesanos, como Nora Lucía Rozo que dictó cursos de 120 horas.

“El proceso es muy bonito porque las mismas participantes van haciendo los moldes con mi orientación. Yo dirijo el corte y ellas van cociendo debido a que nos toca a mano, pero la verdad han hecho unas cosas muy bonitas gracias a Dios”, explicó la docente.

Otro de los aspectos que se trabajó durante el proceso fue la parte de belleza como manicure, pedicure, corte y peinados. Precisamente una de las personas que concluyó la capacitación es Diana Milena Guayara, quien reconoció el aporte de las dos entidades participantes para poder terminar el curso.

“En cuanto al Sena, lógicamente se valora el desplazamiento de los profesores hacia los lugares donde estábamos, porque es muy difícil para nosotros tener a veces el acceso económico para podernos desplazar hasta las unidades del Sena. En cuanto a Visión Mundial, ellos aportaron los materiales y todo lo que necesitamos para poder emprender el proyecto”, concluyó Diana.