Desde el IMRDS se promueve esta disciplina que, aunque lleva muchos años practicándose, no se le ha dado el impulso necesario.

El Sepak takraw es originario del sudeste asiático y lleva practicándose varias décadas en este continente. Se asemeja al voleibol, pero en vez de utilizar las manos se usa la cabeza y los pies, es una combinación del fútbol, voleibol y artes marciales.

En Soacha se le quiere dar un nuevo impulso a este deporte, por eso durante el desarrollo de la Ciclovida, los soachunos pueden conocer y disfrutar el Sepak takraw, un deporte que le apuesta a quedarse en la ciudad.

“Es una nueva disciplina que el IMRDS quiere apoyar, es un deporte competitivo y recreativo que nos brinda la posibilidad de recuperarnos después del COVID; hay distanciamiento, no hay contacto, y desde el Instituto le apostamos a apoyar nuevas disciplinas deportivas para que la gente se divierta”, dijo el director del Instituto Municipal de Deportes, Alejandro López.

Se juega con una pelota especial que tiene diferente peso, de acuerdo a la categoría. En Soacha, por ejemplo, se practica más que todo como diversión.

“En Soacha lo practicamos hace más de 20 años, se juega con tres personas cada lado, el primer saque se realiza con la mano, la persona que recepciona lo único que tiene que hacer es pasar la pelota al otro lado”, puntualizó Samuel Bravo, docente Sepak takraw.