Líderes y residentes de los barrios Quintas de Santa Ana y Ciudad Latina señalaron casas y negocios donde se viola la cuarentena, el Toque de Queda y la Ley Seca, incluso aseguraron que la Policía es cómplice.

“Vemos con mucha preocupación que la Policía brilla por su ausencia, aquí pasa la patrulla pero nunca tiene los elementos  para hacer los comparendos, ya no hacen respetar la cuarentena  ni la Ley Seca. Por ejemplo en la calle 37 Sur número 14c… los días  sábados y domingos es una parranda día y noche, y al lado está la  tienda La Palmerita  donde usted consigue trago a toda hora, incluso en  Toque de Queda y Ley Seca, ese señor vende a todo momento”, dijo un habitante de Quintas de Santa Ana, quien prefirió omitir su nombre.

Otro residente de este barrio de la comuna uno de Soacha, narró:

“En la calle 35 Sur entre carreras  14 y 15 hay un restaurante  en donde la misma Policía va a almorzar y desayunar, incluso algunos sin los protocolos de bioseguridad, entonces,  si ellos mismos no cumplen  la norma,  qué se le puede pedir a la comunidad?  Además  en este sector usted va a cualquier establecimiento y nunca le piden en la cédula,  puede comprar y no pasa nada, o sea que no se respeta el pico y cédula”, añadió.

En Ciudad Latina pasa algo similar. “Aquí la gente sale sin problema a comprar y le venden lo que pida, incluso licor, y lo hacen porque la presencia de la autoridad es nula”, sostuvo un residente del barrio.

Pero la violación a la cuarentena y las normas de aislamiento van más allá, incluso involucra a niños, jóvenes y adultos, y a la parte deportiva.  

“En la calle 37 Sur con carrera 13 hay un terreno donde se va hacer un parque recreacional para Soacha, el mismo que llamamos Sua. En este espacio la gente se la pasa jugando  fútbol todos los días, especialmente  sábados y  domingos, sin tapabocas ni medidas de bioseguridad, incluso la  gente se reúne y lo han cogido como taller de mecánica;  otras personas   llegan ahí a cocinar y lo increíble es que  pasa la policía pero nunca les dice nada”, aseguró una residente de Quintas.

Lo cierto es que los habitantes  de Quintas de Santa Ana reclaman cumplimiento a la norma y piden que la policía sea más estricta a la hora de hacer los controles, pero a su vez llaman la atención de la comunidad para que sin tener la autoridad encima,  acate las normas de aislamiento obligatorio y se evite la expansión de virus.