En la vereda Chacua se realizó toda una fiesta cultural como símbolo a uno de los productos más tradicionales de Sibate, en el marco de la cuarta versión del Festival de la Chicha y el Maíz.


El festival convocó a habitantes de diferentes veredas para rendir tributo al cereal, a través del cual se obtienen diversos productos que engrandecen la gastronomía nacional.

El maíz era un alimento básico de las culturas indígenas americanas, muchos siglos antes de que los europeos llegaran estas tierras. En la civilizaciones Maya y Azteca jugó un papel importante en sus creencias religiosas, en sus festividades y en su nutrición. En tiempos precolombinos se cultivaba desde Chile hasta Canadá. Es el único cereal proveniente del nuevo mundo y actualmente se cultiva en varios continentes, siendo la tercera cosecha más importante después del arroz y el trigo.

Desde las 5 de la mañana los lugareños se dieron cita en los alrededores de la vereda para invitar a toda la comunidad al evento más importante que para su cuarta versión traía varias sorpresas.

Conservando sus tradiciones católicas, el evento se abrió con la homilía en homenaje a todos los santos. Por su parte la secretaria para el Desarrollo Social, Clara Rodríguez, presentó en el escenario todas las propuestas culturales que se trabajan desde el Centro Cultural La Quinta y que gracias al talento de los artistas se ha logrado dejar en alto el nombre del Municipio en diferentes concursos en Cundinamarca y el País.

Ya en el desarrollo del evento central se dio paso a los concursos tradicionales de la molendera y el maíz de oro, espacios en donde se rinde tributo a los ancestros; el primero califica la destreza de las participantes a la hora de moler maíz con sus propias manos; allí el tercer lugar fue para Helena de Morales, segundo puesto para Gloria García y la gran campeona de la jornada fue Rosalba Párraga, quien cumplió a cabalidad las exigencias del concurso recibiendo como premio dinero en efectivo por parte de la junta y un trofeo especial.

En el segundo evento denominado «el Maíz de oro» se presentaron tan solo 3 parejas. Allí se califica la destreza de los participantes a la hora de desgranar 3 mazorcas, mientras el segundo participante las muele. El segundo lugar le correspondió a la pareja de Ana Silvia portilla y el profesor Jadel Mora, y la pareja campeona fue la conformada por Helena de Morales y Lilia Cepeda.