Luego de que un grupo de habitantes de estos dos barrios y del sector de León XIII se tomaran la Autopista Sur como protesta a los perjuicios causados por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) con las obras que allí se realizan, Periodismo Público habló con algunos de los vecinos para constatar cuál es la situación que se vive en este momento.


periodismopublico-317.jpg

Es de recordar que en la noche del pasado domingo, un aguacero inundó varias viviendas de Nuevo Colón, Acacias y Mirador de San Ignacio, dejando daños materiales y decenas de familias damnificadas. La causa, según la comunidad, es la obra que se realiza en cercanías al nuevo Comando de Policía, trabajos que son realizados precisamente por la EAAB, al igual que en León XIII, donde esta empresa de Servicios Públicos tiene varios frentes de obra.

“El atraso de la obra y la falta de maquinaria son los causantes de las inundaciones, vemos que sólo hay una máquina haciendo la excavación y muy poca gente para que trabaje ahí, lo cual bloquea la salida del caño e inunda las calles perjudicando a toda la gente que vive acá. El problema no es de ahora, pero coincido con mis vecinos en que este se ha agudizado desde que se iniciaron los trabajos en el nuevo Comando de Policía. Por eso bloqueamos la Autopista, porque ya estamos cansados de ver cómo nuestras inconformidades no son resueltas y que nuestros muebles y enseres se estén dañando”, explicó Nelson Martínez, residente de Acacias.

Martínez agregó que ya ha tenido que comprar tubería nueva para instalar en la parte de atrás de su vivienda, debido a que las aguas negras se rebosan. Adicionalmente indicó que sus gastos se han incrementado y que desde ya piensa en levantar muros y el piso para tratar de solucionar ese problema.

“Necesitamos que nos solucionen este problema, porque ayer tuvimos que llamar al Acueducto y apenas se hicieron presentes cuando ya había bajado el nivel del agua. Esta mañana mandaron un Váctor y nos aseguraron que ‘todo estaba bien’, pero lo único que hacen es sacar el barro y vuelven a dejar todo así, lo que indica que en el momento en que llueva de nuevo nos vamos a volver a inundar porque no existen medidas reales para solucionar esto”, sostuvo Nelson.

Ferney Rojas, habitante de Nuevo Colón, expresó que la exigencia a la EAAB es que esta vaya a solucionar el problema, porque cuando llueve todas las aguas negras de Julio Rincón se van para allá, sin tener por dónde correr, debido a que el caño está tapado y el agua se devuelve a las casas:

“Los señores de la EAAB, como se dice vulgarmente, ‘en la inmunda’, no sé por qué ahora cuando comenzó el invierno sí empezaron a agilizar los trabajos, sabiendo las dificultades y las consecuencias que ello conlleva y teniendo en cuenta además que cuando hubo tiempo seco no se hizo nada y que para colmo de males se limitan a decirnos que se debe esperar a que destapen el caño a ver ‘qué pueden hacer’”, resaltó Rojas.

Cabe mencionar que ayer el Presidente de la JAC de Nuevo Colón, Rafael Rodríguez, sostuvo una reunión con personal de los organismos de socorro para acordar los planes de contingencia y las medidas inmediatas para solucionar este impase.