La afirmación del alcalde Juan Carlos Nemocón sorprendió al pleno de los comunales del municipio y más cuando el mandatario dijo que a hoy no se han definido las rutas alimentadoras y que las vías están prácticamente destrozadas para que entren en operación.


Las declaraciones del alcalde se hacen una semana después de que el mismo Nemocón anunciara que el municipio de Soacha sólo podrá financiar el 10% de las fases dos y tres de Transmilenio y luego de que el gobernador Álvaro Cruz reiterara su compromiso de concluir la obra, incluso asegurando que de ser necesario acudiría al Ministerio de Hacienda para que autorice la ampliación de la capacidad de endeudamiento del municipio.

Nemocón fue claro al asegurar que la primera fase de Transmilenio en el municipio sólo entrará a operar en un año aproximadamente y que por lo tanto solucionar el problema de movilidad en la autopista es un tema demorado.

“Si comenzara a operar Transmilenio hoy, entraría colapsado, porque fue diseñado hace 10 años; hoy está colapsado sin existir. Yo quiero que el próximo año llegue hasta la calle 22 y que luego se extienda hasta el Vínculo, pero hay que tener definidas todas las rutas alimentadoras y que esas vías por donde van a pasar estén construidas y acabadas totalmente”, aseguró el mandatario.

Así mismo Nemocón dijo que apoya la idea del alcalde de Bogotá para poner en marcha el proyecto del Tranvía o Tren Ligero.

“Nos vamos a montar a ese gran proyecto del Distrito que es el Tran o Tranvía; plantean el metro y un tren ligero del centro hasta el Tintal, por las Américas, y proyectarlo por la Ciudad de Cali hasta Bosa. Pues yo me le voy a montar a ese tranvía, quiero que de Bosa continúe hasta Soacha y llegue a Ducales. Es otro modo de transporte, obviamente dándole prelación a nuestros transportadores locales, los que han estado prestando el servicio aquí durante años, porque no voy a abrir las puertas para que los pulpos gigantes del Distrito o de otras ciudades vengan y pasen por encima, tenemos que ser muy cuidadosos o si no nos tragan de un bocado, ellos tienen la plata y el poder para hacerlo, solamente desde el gobierno tenemos que construir un gran frente”, indicó.

La idea de Nemocón es apoyar el proyecto Transmilenio, pero su preocupación radica en que las rutas alimentadoras no están definidas aún y el presupuesto para arreglar y adecuar las vías simplemente no existe, teniendo en cuenta que son 17 kilómetros de malla vial interna que le costarían al municipio alrededor de 34 mil millones de pesos.