Estando próximos a entrar al último año de gobierno de la actual administración, varios problemas parecen no tener solución definitiva. Me refiero a algunas obras inconclusas como por ejemplo el auditorio de la Casa de la Cultura que pronto cumplirá tres administraciones sin que se vea el menor interés y falta de voluntad para su terminación, adecuación y puesta en funcionamiento.


O por ejemplo la recuperación del espacio público de varios sectores del municipio, desde hace varios años en poder de los que alguna vez fueron vendedores ambulantes, porque ahora son estacionarios y mafias que tienen el control total de cada metro de ese espacio, sin que haya habido poder o autoridad a lo largo de los últimos diez años o más que logre su restitución para el disfrute público del mismo.

Todos lo saben, y quienes son aficionados al fútbol con mayor razón, que el estadio de Las Vegas cumplirá primero sus bodas de plata antes de verlo terminado. Mientras tanto los aficionados y jugadores seguirán disfrutando y jugando entre el barro de cualquier potrero.

Nadie entiende tampoco cómo ni por qué la plaza de mercado de la comuna dos, por ejemplo, permanece casi vacía mientras quienes deberían estar allí ubicados, decidieron desde hace varios años tomarse en propiedad las calles 14 y 15 para montar sus “negocios” impidiendo el tránsito normal, tanto de vehículos como de peatones, generando basuras, contaminación e inseguridad.

Existen otras obras cuya subutilización no se compadece con las cuantiosas inversiones que demandaron su construcción; me refiero por ejemplo al Coliseo del barrio León XIII o en el menos grave de los casos, al teatro Sua, sede actual de las prácticas espirituales semanales de una confesión religiosa de los afectos de la primera dama del municipio. Mientras tanto teatreros, músicos y grupos de danzas deambulan de sitio en sitio mendigando lugares adecuados para sus prácticas artísticas.

Y como van las cosas, seguramente tampoco tendremos TM hasta 3M sino hasta quién sabe qué año, toda vez que los recursos están más perdidos que embolatados, según reza el dicho popular. A pesar de que el Honorable Concejo municipal aprobó los recursos faltantes que le corresponden al municipio provenientes de la sobre tasa a la gasolina para no comprometer vigencias futuras, amanecerá y veremos dijo el ciego.

Como van las cosas y según lo que se escucha, es posible que ni siquiera el primer mandatario municipal pueda terminar su periodo. Será que este gobierno se convertirá en otra sinfonía inconclusa como la de Carlos Bello, o será una nueva obra maestra del atraso y la corrupción de la hegemonía ramirista de llegar nuevamente al poder? Amanecerá y veremos.

[email protected]