Ante la salida de dos rutas de Expreso del País y luego de un análisis del tema que hizo el concejal del partido Verde Carlos Giraldo en el programa ‘Punto de Encuentro’, el cabildante se atrevió a manifestar que mientras Bogotá avanza en materia de organización y puesta en marcha del Sistema Integrado de Transporte SITP, Soacha está estancada y no evoluciona respecto al tema.


La implementación del SITP en Bogotá ya comenzó con la reestructuración del transporte, para lo cual la capital fue dividida en 13 zonas y hay seis meses para que el sistema entre en funcionamiento. En palabras del concejal Giraldo, ‘hay un lío grandísimo porque la zona más pequeña tiene 1.700 vehículos entre padrones, troncales, busetas y colectivos, y la capacidad de las empresas que tienen la posibilidad de construir estos vehículos no da para que se cumpla en el plazo estipulado, pero el distrito tendrá que aplicar algún plan de contingencia para ir incluyendo cada una de las zonas paulatinamente’.

Adicionalmente hay una línea metro sin el diseño definitivo y está contemplada la fase 4 de Transmilenio por la Avenida 68, Boyacá y Primero de Mayo. Todo lo anterior indica que aún faltan cosas en la capital, pero que el sistema ya está en marcha y será una realidad.

“Soacha no tiene absolutamente nada, no se ha podido estructurar con las empresas realmente un plan que nos permita que cuando entre en funcionamiento la totalidad del SITP en Bogotá, el municipio esté a la altura de lo que pretende el Distrito. A pesar de que en 2009 y a través del decreto municipal 118 se establecieron muchas cosas, ni siquiera se ha creado un Fondo para poder sacar los vehículos que actualmente funcionan, es decir, que en Bogotá el famoso Fondo de factor de calidad que le permite al Distrito comprar la sobreoferta, en Soacha no lo tenemos. Aquí van a salir unos 2000 vehículos y no hay forma de comprarlos, a excepción de lo que los operadores van a comprar para poder vincular sus carros rojos y verdes. Es una situación muy difícil para los propietarios, teniendo en cuenta que esto es de plata, es de poner de acuerdo a las empresas y a los dueños, y la verdad a pesar de que se hacen múltiples reuniones, he visto que el avance ha sido mínimo”, recalcó Giraldo.

Y es que el SITP permite múltiples ventajas como trasbordos más baratos y seguros, servicios nocturnos en varios corredores, menos vehículos pero más modernos y de mayor capacidad, con menos emisiones de gases, menor nivel de ruido, paradas sólo en sitios fijos y cobertura total de la ciudad.

El sistema integrado de transporte no se circunscribe solamente a los buses, busetas y articulados; el modelo adoptado permite evaluar e incluir aquellos modos de mayor capacidad como el Metro y el Tren de Cercanías, vistos como un solo proyecto ferroviario que reclama la ciudad y la región como indispensables para atender las altas demandas en aquellos corredores actualmente identificados y aforados en sus estudios como los de mayor volumen de pasajeros: el corredor oriental en la zona urbana y los de occidente y norte en la Sabana, que acceden a la ciudad, respectivamente.

El problema de Expreso del País

Con la anterior descripción del concejal Giraldo, se puede concluir que las posibilidades de restablecer las rutas de Expreso del País entre Soacha y Bogotá son bien remotas, teniendo en cuenta que la capital nunca ha aprobado esos recorridos, en consecuencia para el cabildante, “no hay forma de que la Secretaría de Movilidad apruebe dichas rutas”.

Aquí es necesario también tener en cuenta la legalidad de los recorridos porque la empresa sólo tiene permiso hasta los límites con Soacha. “Lo que pasa es que posteriormente se fueron ampliando, especialmente para los sectores de San Humberto y San Carlos y hay que reconocer que estaban prestando un buen servicio y que la comunidad lo sabe, pero desafortunadamente y por iniciativa de ellos mismos han decidido retirar el servicio por los múltiples problemas que han tenido. Inclusive recordemos que a principios de este cuatrienio hubo un gran escándalo porque decían que el acto administrativo con el cual estaban funcionando tenía vicios de legalidad, eso fue llevado a la Fiscalía, entiendo yo, cosa que hasta donde sé no se ha resuelto”.

Lo cierto es que mientras la comunidad de la comuna seis reclama el servicio de los cerca de 110 buses que diariamente transportaban pasajeros entre Soacha y Bogotá, el problema no se limita a la voluntad de la empresa Expreso del País. Como lo describe el concejal Giraldo, se trata de toda una reestructuración y organización del transporte que parte de la capital de la República, en donde Bogotá cuenta con importantes avances, pero que Soacha no ha mostrado ni un resultado tangible.

“Yo veo muy difícil que las rutas de Expreso del País se puedan restablecer, por el contrario, Bogotá quiere recortar los seis recorridos que tenemos hasta ahora, en consecuencia mucho menos va a aceptar vincular uno nuevo de acuerdo a las resoluciones 90 y 91 que son con las que estamos funcionando actualmente. A la luz de lo que es legal, lo veo bien complicado que nos autoricen un nuevo recorrido dentro del convenio interadministrativo que, entre otras, está vencido desde diciembre de 2009 y que no ha habido poder humano que convenza a las autoridades para revisarlo”, concluyó Giraldo.