Habitantes de los conjuntos  residenciales Yakarí, Parques  de San Mateo II, Arboleda, Cumbres y otros cercanos se encuentran afectados  por dos situaciones que afectan la seguridad de la zona.

La primera porque   el lote que está ubicado  entre la cra 1 y la 4 este, el cual pertenece al Hospital Cardiovascular, últimamente se ha convertido en  receptor de habitantes  de calle, se esconden ladrones y ha aumentado la presencia  de consumidores y expendedores  de alucinógenos  en el lugar. Incluso, hace  poco, una familia con dificultades levantó un ‘cambuche’ en la zona’. Lo anterior, sumado a la presencia de ratones, plagas, basuras y escombros que arrojan  personas inescrupulosas a dicho terreno.

La segunda, obedece a una obra de la administración anterior, en donde  el objetivo era pavimentar la carrera primera. El contrato se inició en el mes de diciembre de 2019 y  fue adjudicado a ‘Vías etapa 1’, consorcio que   debido a la poca agilidad en el proceso y  otras demoras,  a marzo de 2020 no había terminado los trabajos. Por tal razón se realizó suspensión de la misma.

Los contratistas dejaron la maquinaria en el lugar y polisombras  a cada lado de la vía, lo cual ha duplicado la  inseguridad del sector, pues los ladrones han aprovechado que las personas quedan ‘atrapadas’ entre la polisombra y las paredes,  y así  las atracan, convirtiéndose el sector  en un foco de inseguridad. Por tal razón, las personas del lugar han optado por retirar  por su propia cuenta dicha polisombra.  Además, el polvo en época de  calor o barro en temporada de lluvia,  son los  invitados principales a las viviendas del sector.

“No sentimos sitiados  por la obra de pavimentación, ya está cerca a terminar pero nada que la acaban, uno no puede salir a comprar nada a las tiendas porque hay ladrones rondando cerca a las máquinas donde se esconden, o en las polisombras; hay mayor   consumo  y venta de alucinógenos desde que los trabajos quedaron abandonados”, manifestó un residente de Yakarí.

Los habitantes piden mayor atención a la situación y urgente intervención y culminación de la obra que los está afectando a nivel de salud, tranquilidad y seguridad.

Periodismopublico.com  intentó comunicarse vía telefónica con Juan Carlos Peñaranda, pero los números registrados   ante el conjunto residencial Yakary, aparecen ‘fuera de servicio’. Por tal razón, se realizó comunicación con Secretaría de infraestructura, ente que manifestó que: “La obra se reinicia el 17 de julio de 2020, estaba suspendida por protocolo y revisión de alcance físico”.