El Programa con Enfoque de Desarrollo Territorial (PDTE) hace parte del sexto punto del Pacto de Sumapaz, firmado en febrero por los integrantes de la RAPE. Este busca promover una estrategia de seguridad, paz y reconciliación, para las víctimas del conflicto de estas regiones, dando cumplimiento a los puntos establecidos en el Acuerdo de Paz, entre el Gobierno y las Farc. Son programas que buscan reversar los efectos del conflicto en el campo y reducir la brecha entre lo rural.

Con el objetivo de fortalecer los procesos de construcción de paz en la región central, la Región Administrativa y de Planeación Especial (RAPE), conformada por los mandatarios de Bogotá, Boyacá, Huila, Meta y Tolima, continúa trabajando en la creación del Programa con Enfoque de Desarrollo Territorial (PDET) de Sumapaz y Soacha, proyecto que inició a raíz de la firma del Acuerdo de Paz, entre el Gobierno y la Farc.

Este proyecto hace parte del sexto punto del Pacto de Sumapaz, firmado en febrero por los integrantes de la RAPE. En este documento, se explica que los PDET son programas que buscan reversar los efectos del conflicto en el campo; reducir la brecha entre lo rural y lo urbano, y elevar las condiciones de vida de las comunidades más vulnerables, facilitando su acceso a la tierra a través del fortalecimiento de los derechos de propiedad, la cobertura y calidad de los servicios públicos, entre otros.

Lo importante del proyecto es que, los PDET de Sumapaz y Soacha, son herramientas desarrolladas en conjunto con las víctimas del conflicto en esos territorios para repararlas de manera directa e integral. Osman Díaz, coordinador del Eje de Gobernanza y Buen Gobierno de la entidad, señaló que “desde la RAPE continuaremos con esta labor de acompañamiento y articulación en el proceso, que también esperamos poder llevar a otros municipios de los departamentos asociados, que son territorios PDET, como Huila, Meta y Tolima, convirtiendo a la Región Central en el epicentro de la construcción de la paz en Colombia”.

Díaz agregó que el desarrollo de este programa, que se extiende hacia otras zonas urbanas de la capital, obedece a la historia reciente de estos territorios. Por ejemplo, según el coordinador de la RAPE, en la localidad de Bosa residen 36.509 víctimas del conflicto, en las UPZ Bosa Central y Tintal Sur, y hace presencia un cabildo Muisca, con 1.000 familias aproximadamente.

A su vez, en la localidad de Ciudad Bolívar, residen 45.143 víctimas del conflicto, en las UPZ Ismael Perdomo y Jerusalén, y en el municipio de Soacha residen otras 42.917. “Este territorio priorizado permitirá disminuir los índices de pobreza multidimensional y el cierre brechas entre la Bogotá urbana con la rural” señaló Díaz.

Otra de las problemáticas que enfrenta la región, según los mandatarios y la Unidad de Víctimas del municipio de Soacha, es la presencia de actores ilegales, que vienen desarrollando homicidios selectivos y desplazamientos forzosos. De allí que este pacto apunte a impulsar acciones de inclusión, investigación e innovación en diferentes aspectos, dentro de los cuales se destaca promover una estrategia de seguridad, paz y reconciliación, dando cumplimiento a los puntos establecidos en el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y la Farc.

Fuente: Elespectador.com
Fotografía: Pulzo