Luego de conocerse los diseños de la primera línea del metro de Bogotá, se supo que en su fase inicial el sistema de transporte no conectaría al municipio de Soacha porque se omitió la integración de todo el transporte, incluyendo el tren de cercanías.


Así lo dijo el director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, aunque advirtió que un cambio en los diseños actuales demoraría cuatro años más la obra.

Gaviria dijo que la primera línea del trazado está mal diseñada, porque va de Bosa a la calle 127 y no habría conexión con el tren de cercanías, el cual permitirá unir y agilizar la movilidad entre Bogotá y municipios cercanos como Soacha y Facatativá.

Para el Director de Planeación no tendría sentido tener el tren de cercanías saliendo de Facatativá hasta Soacha y el metro empezando en Bosa. “Hay que conectar el tren y el metro, y evitar lo que pasó con Transmilenio, que quedó a un kilómetro del Aeropuerto», dijo.

Ante la importancia del proyecto metro, el director del DNP dijo que se requiere repensar la institucionalidad del sector transporte para crear un esquema moderno que responda a los retos que implica una obra de la dimensión del metro para Bogotá.

«El metro debe estar articulado con trenes de cercanías, cables, nuevas fases de TransMilenio y el SITP», señaló. «No hay que escoger entre TransMilenio y el metro, son sistemas complementarios, no son competencia, como ocurre en otras ciudades del mundo».

Propuso para manejar el sistema metro, la creación de una empresa idónea con altos estándares, una gerencia entre la Nación y el Distrito y una autoridad única de transporte para la Región Capital, cuyos municipios tienen una estrecha vinculación con Bogotá.

Finalmente, pidió aterrizar la cifra de los 15 billones de pesos, costo estimado de la primera línea del metro, según el Distrito, ante la posibilidad de que pueda aumentar por las obras que hay que realizar en la ciudad de acuerdo al trazado definido.

«El costo financiero es un tema que hay que ponerle mucho cuidado, porque se puede subir a 18 billones de pesos», expresó Gaviria Muñoz, al señalar que se necesita aplicar ingeniería de valor, método que permite maximizar recursos y disminuir costos: «Este ejercicio nos permite estar seguros de la cifra y encontrar oportunidades de ahorro», puntualizó.

Fuente: DNP