La frase fue pronunciada por el presidente del concejo de Soacha, Jorge Giovanni Ramírez, durante el encuentro de ayer en el cabildo municipal con los delegados de la ONU que hacen presencia en las zonas vulnerables de la ciudad. Además dijo que es la hora de empezar a hablar de desarrollo y transformación.


“Es una frase que realmente sale de los más profundo de mis sentimientos, creo que Soacha debe cambiar su enfoque y direccionamiento, la ciudad debe empezar a hablar de un desarrollo económico, establecer políticas públicas que permitan esa transformación, que el municipio no siga siendo el receptor de la pobreza del país, sino que por el contrario empecemos a ser un agente activo dentro de la economía departamental y nacional hacia el resurgimiento de nuestra Soacha con oportunidades, con visión ciudadana para el ente territorial como tal, y eso seguramente redundará en el mejoramiento de la calidad de vida de todos, hacia allá es que le apunto y por eso dije, ‘Soacha debe dejar de ser atractiva para la pobreza’», indicó el presidente.

Así mismo, el concejal Ramírez se refirió a la importancia de haber sesionado con los delegados de la ONU porque se supo de primera mano cuáles son las acciones que viene realizando este organismo internacional en el municipio y así empezar a articular el trabajo entre Naciones Unidas y el concejo municipal para que todas esas acciones que se están desarrollando tengan un mayor efecto en la comunidad.

El presidente aseguró que es su responsabilidad trabajar por la articulación de las ONG’s y el municipio para que los resultados sean favorables para la ciudad.

“Lo que si no me perdonaría es que como presidente del concejo y como soachuno raizal siga permitiendo que por esa desarticulación, las acciones que adelante la ONU y otras organizaciones no lleguen con contundencia a la sociedad. La condición de raizal me permite visualizar una Soacha hacia el futuro, la cual no se puede concebir de otra manera que no sea con la articulación de todos los esfuerzos de los diferentes agentes internacionales y políticos, y de la misma sociedad, para que entre todos cambiemos el destino de la ciudad. La idea es empezar a formular un plan de trabajo conjunto con el concejo municipal”, aseveró.

Ramírez planteó además que las Naciones Unidas ofrezcan un acompañamiento y direccionamiento a la posible construcción de políticas públicas que requiere el municipio, las cuales enmarcarán el camino de los gobiernos futuros que lleguen a administrar a Soacha, “porque si hay algo que nos ha faltado es tener un rumbo claro hacia dónde vamos. Esas políticas nos permitirán que a largo tiempo, hablemos de unos 15 años, podamos tener un direccionamiento para que los gobernantes que lleguen puedan seguir esa ruta para buscar la reconstrucción de nuestro municipio”.

Al final del encuentro entre la ONU y los concejales, que a propósito sólo asistieron 10 de los 19 cabildantes, se concluyó que la próxima semana se realizará de nuevo una mesa de trabajo en la cual se establecerán los mecanismos técnicos y de infraestructura necesarios para poder hacer en Soacha un primer diplomado liderado por las Naciones Unidas, dirigido a la clase política, concejales, alcalde, líderes comunales, ediles, secretarios y directores de la administración, y todos aquellos que estén interesados en hacer de Soacha una nueva ciudad y empezar a cambiar el futuro del municipio. “La idea es que trabajemos todos, sin barreras políticas, civiles ni sociales, entre todos debemos sentarnos en una gran mesa de construcción para analizar qué queremos y hacia dónde aspiramos llegar con nuestro municipio”, finalizó.