Han sido gloriosos los llamados a Colombia en reconocimiento a nivel mundial, por un deporte que le ha brindado grandes victorias al país; es un ejercicio de levantamiento de pesas, la halterofilia. Los colombianos María Isabel Urrutia, Javier Mosquera, Oscar Figueroa, Mabel Mosquera, Diego Salazar, orgullosos representantes, que han inspirado a los soachunos que ahora se forman en este sentido.

En El Coliseo Leòn XIII cerca de 25 deportistas se dedican a reforzar el tema de la halterofilia, ellos hacen parte del Club Naim Sua,  que surgió en el año 2016 por iniciativa de tres estudiantes de la Universidad Pedagógica de Colombia que practicaban el deporte, luego empezaron a sobresalir en campeonatos departamentales en donde participaron con el apoyo del IMRDS.

 El club está integrado por jóvenes que han sido nombrados a nivel departamental. Ellos son: Juliana Peralta, campeona nacional infantil y tres veces campeona departamental; Dana Sanabria, tres veces campeona departamental; José Ramírez, dos veces subcampeón departamental; ellos forman parte de los campeones departamentales y hacen parte del top 3 de Cundinamarca. “Vamos en un buen proceso, pues a pesar de llevar tan poco tiempo, nos hemos presentado a clubs y ligas que llevan más de 20 años, contamos con una ayuda que nos han brindado desde el IMRDS con el escenario y los implementos”.

Este fin de semana el club soachuno representará al municipio en la zona cafetera del país, competirá frente a participantes de ocho departamentos. Este evento recibe el nombre de Copa Cuyabra,  que es el torneo de clubes de levantamiento de pesas más importante del país. «Representar a Soacha es un orgullo, cuando vamos por Soacha se va con la visión de ganar; obviamente se quiere que nuestros deportistas estén figurando en una representación de Colombia, es un camino arduo, quizá de dos años, para que se convierta en un medio y un fin laboral para ellos”, expresó Saul González, entrenador y fundador del Club Naim Sua.

 Los representantes de este acontecimiento están integrados por dos mujeres y dos hombres; el evento es el más importante a nivel nacional en levantamiento de pesas. Los participantes son:
– Juliana Peralta, en los 45 kilos
-Danna Sanabria, en los 59 kilos
-Esteban Pinilla, en los 61 kilogramos
-José Ramírez en los 55 kilogramos.  

“Los chicos en los últimos días se han estado preparando para este magno evento, donde empiezan con un entrenamiento medio articular, luego un trote continuo, para luego seguir con un calentamiento de barra, acompañado de los movimientos clásicos para la competencia, que son arranque y envión, y terminar con unos ejercicios de sentadilla”, añadió González.

José Ramírez, oriundo de las selvas de Caquetá, ha dedicado sus días a la halterofilia, pues lleva 8 años viviendo en Soacha, luego de llegar de un conflicto armado que marcó su vida; desde ese momento, en busca de oportunidades, estudió en la Institución Educativa de la Despensa, su vida estaba girando alrededor de los video juegos, y como èl menciona, ‘en la vagancia’, pero luego de ver la necesidad de salir adelante, empezó a trabajar en construcción, se integró al Club Naim Sua en el 2017.

Ramírez es un joven de 19 años de edad, que desde muy temprano se dedica a sus labores de construcción, luego y como rutina de lunes a viernes llega al encuentro en el Club Naim Sua, y después como si el trayecto fuera poco, le dedica un rato a un segundo idioma, y en algún momento quiere estudiar Psicología.  “En realidad es una pasión, nunca pensé que llegaría a un escenario como este, el deporte es un estilo de vida saludable, encontré chicos con buen nivel, y yo, delgado y sin saber del tema, pensé en desistir, pero de un momento a otro sobrepasaba mis límites personales, ahora espero más y más de mí, llegar a ser un campeón, pues la recompensa al esfuerzo se siente sensacional,”.

Cabe anotar y en palabras del licenciado en deportes de la Universidad Pedagógica Nacional, Saul González, “si nosotros le brindamos un deporte a un muchacho, es aprovechar el tiempo libre, garantizando que esté en un buen escenario”.