Colombia se caracteriza por ser uno de los países exportadores de petróleo a nivel internacional, pero cuando hablamos de la gasolina sabemos que es de pésima calidad; sin embargo las autoridades nacionales del Ministerio de Energía y Minas nada han hecho por tratar de cambiar esta situación. Al contrario, mientras una vez en el año se discute el alza al valor del salario mínimo, la gasolina todos los meses sube de precio con diferentes pretextos, lo que directamente afecta al bolsillo de los colombianos.


Nada importaría pagar un precio justo por un excelente producto y sería de total agrado por parte de quienes a diario necesariamente debemos utilizar este tipo de combustible y sus derivados, pero es realmente denigrante pagar un precio alto por un producto que en realidad no vale la pena y que si se realizan pruebas con el rendimiento del mismo tipo de combustible y precio con el de otros países, no justifica su precio. Es importante acotar que aparte del bajo rendimiento del galón de gasolina que en algunos casos en vehículos de sistema de inyección es de 40 a 45 Kms, su baja calidad no permite el rendimiento adecuado de los motores y a esto se suma que por no tener una perfecta carburación cuando son sorprendidos por la Policía de Tránsito en los controles rutinarios ambientales, no pasan los niveles permitidos y por consiguiente son conducidos en grúa a los patios de tránsito, lo que aún más generan costos y gastos para los consumidores finales de este producto que en este caso son los propietarios de los vehículos en el país.

Si hacemos un cuadro comparativo del precio de la gasolina por litros en relación a otros países podemos detallar lo siguiente:

  • PAIS USD
  • Cuba 1.72
  • Brasil 1.78
  • Uruguay 1.49
  • Colombia 1.44
  • Perú 1.41
  • Chile 1.38
  • Paraguay 1.28

Lo de Venezuela es un caso particular porque durante varios años ha mantenido el precio más bajo del mundo, inclusive se puede decir que es más costoso un litro de gaseosa que la misma gasolina, situación que ha conllevado a que los sectores populares tengan un acceso directo al automóvil y más del 80 % de las autopistas y avenidas se vean completamente llenas de carros particulares. En Venezuela se mantuvo el precio de la gasolina desde el año de 1996 en la Presidencia de Rafael Caldera hasta el año 2009 en el que el Presidente Hugo Chávez hizo un reajuste, sin embargo sigue siendo muy barata. Si nos preguntamos cuántas alzas en el precio de los combustibles ha tenido Colombia en el mismo lapso de tiempo, seguramente no alcanzaría el espacio de esta columna editorial para realizar el cuadro comparativo.

Con respecto a la sobretasa a la gasolina extra y corriente que fue concebida inicialmente como un tributo indirecto cuya finalidad era el mantenimiento de la malla vial existente, es importante preguntar dónde están esos recursos ya que en realidad no se ha visto nada y de ninguna manera podemos permitir que siga operando la corrupción, y por consiguiente se determine cómo se están manejando estos recursos ya que son miles de millones de pesos que diariamente ingresan con esta medida.

Con todo el respeto del caso pero con mucha responsabilidad, como ciudadano pienso que es hora que quienes nos representan en los diferentes poderes del Estado, deben hacer un pare en el camino con respecto a este tema y recomendar al Gobierno Nacional para que no se siga autorizando este tipo de medidas que a mi juicio son las únicas en el mundo, la de estar subiendo gradualmente todos los meses el precio de la gasolina y sus derivados.

Fuente: Wikipedia

@galodejesus