Cuando 15 niñas creían que el mejor y más recordado cumpleaños para la vida de una mujer pasaría desapercibido por falta de recursos económicos de su familia, Diyanire Páez Uribe se encargó de prender esa vela de esperanza para que esta fecha tan anhelada permaneciera por siempre en la memoria de cada una de ellas.

Diyanire es oriunda de Aguachica, Cesar, una mujer con un corazón inmenso que llegó a Soacha hace 15 años; actualmente está casada con  Honorio Gutiérrez, de cuya unión nacieron sus tres hijos: Carlos Mario, Cristian Camilo y Jean Paul. Ella  se define como  un ser humano  que le gusta mucho lo social, “soy de gran corazón, y ojalá tuviera una varita mágica para ayudarle a todas  las personas que lo necesitan”, dice.

Uno de esos actos de amor por lo social lo tuvo recientemente cuando se echó al hombro, junto a Jeimmy Vargas, la responsabilidad de celebrarle los 15 años a un grupo de niñas de escasos recursos de Soacha. Acudió a amigos para organizar el acto y encontró eco en tres personas: Terry Mauricio Bogotá, actual concejal del municipio;  Susana Moya, directora de proyectos especiales de la Secretaría de Desarrollo Social y Luisa Castaño, esposa del alcalde electo Juan Carlos Saldarriaga.

Diyanire Páez Uribe (izquierda) junto a una quinceañera y su familia

Se pusieron de acuerdo y entre todos consiguieron lo necesario para hacer realidad el sueño de 15 niñas: vestidos, anillos, sitio de celebración, comida, mariachis  y todo lo demás.

“Me dicen que es un sueño frustrado porque tengo tres varones y  mi compañera Jeimmy dos hijos hombres, pero la verdad es algo que nace.  Hablamos y dijimos hagamos algo para que las niñas  experimenten  cómo es ponerse  un vestido de 15, su corona, su fiesta,  entonces  buscamos padrinos para hacerles el sueño realidad, teniendo en cuenta que no tienen los recursos económicos; fue cuando contactamos a Terry, la Dra. Luisa y la doctora Susana, quienes nos apoyaron para poderles cumplir el sueño”, sostuvo Diyanire.

Y luego vino el corre-corre y estrés que implica organizar una reunión de semejante tamaño. “Nos tocó cambiar hasta de lugar del sitio porque  hubo inconvenientes, pero se hizo; a través de un grupo  íbamos organizando todo, que se midieran el vestido, que se peinaran, en fin,   hasta que se logró. Y ahora ellas van a tener un registro fotográfico  para un brochure, y vamos a digitalizar el video para entregárselo a todas y  que  les quede de recuerdo”, replicó.

Las reacciones

Karen Martínez es una de las niñas que cumplió  15 años y que participó en la fiesta.Ese día me sentí como una princesa porque me atendieron muy bien. Todo fue muy alegre, muy  feliz y más que pude compartir con mi familia.  Yo no creía que me fueran a hacer nada porque sabía que no había presupuesto, entonces sentía emoción al pensar que me estaba convirtiendo en una mujer, pero a la vez tristeza al saber que no se podía hacer nada porque  mis papás no me dijeron, fue una sorpresa. Y nunca pensé que  existieran  personas tan buenas,  disfruté la fiesta al 100%; ese momento no se repetirá jamás, muchas gracias”.

Lorena Aldana es otra de las quinceañeras afortunadas que estuvo en la celebración.“Mesentí única y muy emocionada al saber que se iba a cumplir mi sueño. Yo supe 8 días antes porque no estaba en la lista inicial, pero gracias a Dios se dieron las cosas, porque  como no había presupuesto para la fiesta pensé que ya no se hacía nada, sin embargo me dieron esa sorpresa tan bella.  Recuerdo las palabras de esa noche, todo. Mis papás me dijeron que ya pasaba de niña a mujer, que no confiara tanto en las cosas del mundo, que me cuide y que sea muy responsable en la vida”.

Las mamás de las quinceañeras también recuerdan la fiesta como algo único e inolvidable:

 “Inicialmente nosotros no entramos, teníamos esa incertidumbre de que no se le podía celebrar a la niña porque no teníamos el presupuesto para hacerle su sueño realidad. Ella quería su fiestica, cuando doña Diyanire nos dijo que había un cupo, todo fue felicidad, fue la bendición más grande, me sentí la mamá más contenta y mire que las cosas no llegan cuando uno quiere, sino cuando el señor lo permita, y ahorita somos las personas más felices por esa alegría tan grande de la niña, su vestido, sus sueños, todo hecho realidad”, dijo Jeimmy Mata.  

 “Fue una explosión de alegría en el corazón al saber  que todavía hay  personas tan buenas como Diyanire, quien cogió 15 niñas para darle alegría a ellas; las vimos llorar de emoción, todo muy bonito, gracias a ella, a los padrinos de los anillos, muy agradecidos”, agregó Janeth Castellanos.

Las quinceañeras:  

Hary Vanesa Hoyos, Karoll Gabriela Morales, Natalia López, Gissell Pérez Piamba, Ingrid Vanessa Arcos, Laura Nathaly Carvajal, Tania Valentina García, Leidy Tatiana Ramos, Lizeth Natalia Castro, María Alejandra Castro, Laura Camila Cañón, Heidy Lorena Aldana, Karen Dayana Martínez, Laura Vanesa Celemín y Laura Valentina García.

Todas las quinceañeras pertenecen a familias de escasos recursos del municipio, especialmente de Los Olivos, La María, Ducales, Villa Italia y Torrentes.

Ahora Diyanire está pensando en organizar bautizos masivos y continuar con su labor social que permita cumplirles el sueño a las familias vulnerables del municipio.