La Superintendencia de Transporte impuso, como medida preventiva, la suspensión inmediata por un término de seis meses, a 13 Centros de Enseñanza Automovilística (CEA) por presuntamente no asegurar que el proceso de formación y certificación de los alumnos se cumpla de acuerdo con las normas, poniendo así en riesgo a los usuarios y a la comunidad. Se hallaron casos de certificación de alumnos que no asistían a las clases de conducción y suplantación de la identidad de instructores

Según la información suministrada por la entidad de transporte, esto se dio luego de que desde la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional (Ditra), así como por parte de los operadores del Sicov, se encontraran que se estarían usando impresiones dactilares de personas, plasmadas en parafina, para registrar la asistencia de los alumnos. Además, se hallaron casos de presunta suplantación de la identidad de instructores que no estarían dictando las clases respectivas.

Para el Superintendente de Transporte, Camilo Pabón Almanza, “todos los organismos de apoyo al tránsito deben entender que si la Policía o la Superintendencia, o alguna otra autoridad descubre este tipo de maniobras fraudulentas, se les aplicarán severas consecuencias, incluyendo no sólo sanciones administrativas, sino también penales”.

Las empresas sancionadas son Auto Cars del Ariari S.A.S., Barcelona, Driving Conduciendo, Academia Metropolitana de Automovilismo, Academia de Automovilismo y Motociclismo Suzuka, Escad Tunja, Escuela de Automovilismo Monza en Copropiedad, Mixta de Choferes y CIA Ltda School Car, Really y Dakar S.A.S., Enseñanza Automovilística Florida, Autoexpertos, Vehiclub Asistencia Vehicular.

Fuente: Alison Gutièrrez/Asuntoslegales.com