Debido al riesgo para la comunidad que frecuenta el parque principal de este barrio y la inseguridad generada por cuenta de los delincuentes que hicieron de este su refugio, la Junta de Acción Comunal de La Amistad taló nueve árboles que estaban ubicados alrededor del parque. No obstante, esta acción causó descontento entre algunas personas que residen en el sector.


Aunque la tala de los árboles contó con previa autorización de la Secretaría de Planeación, las personas inconformes manifiestan que el procedimiento se realizó de forma irregular y sin ninguna autorización previa, tanto así que algunos de ellos han acudido a la CAR para que intervenga en lo que se considera como un atentado al Medio Ambiente.

Sin embargo, un oficio fechado el pasado 4 de septiembre de 2012, el cual está firmado por el Secretario de Planeación de Soacha, Orlando Ramírez, dice textualmente que: “De acuerdo a la visita y respectivo informe emanado de la Dirección de Gestión Bioambiental y Asistencia Técnica Agropecuaria, de fecha 29 de agosto de 2012, se autoriza la poda de las siguientes variedades arbóreas: 6 acacias negras, 1 Croto, 4 chicalas, 1 Urapán, 1 Caucho sabanero y 1 Araucaria; así mismo, la tala de 6 Palmas de Yuca, 1 Urapán, 1 Sauco y 1 Araucaria, ubicadas en el parque principal del barrio La Amistad”.

De acuerdo a lo anterior, la JAC tomó todas las precauciones necesarias para realizar el procedimiento, teniendo en cuenta las recomendaciones dadas por la Secretaría de Planeación al momento de autorizar la tala y la poda. El Presidente de la JAC de La amistad, Luis Hernando Cruz, habló de las razones que tuvieron para podar y talar estos árboles, explicando la forma como realizaron las dos actividades:

“Hay un malentendido y una falta de comunicación entre las dos personas que se están oponiendo, ellos dicen que son de acá, pero lo cierto es que no son parte de esta comunidad. La Ley dice que las únicas entidades que pueden dar el permiso para la poda y la tala de árboles son las oficinas de Planeación o sus derivadas de Medio Ambiente, por lo tanto nosotros nos ajustamos a todas las normas y los reglamentos que hay, pues por cada árbol que quitamos repusimos tres. Vale la pena precisar que estos árboles que podamos y talamos representaban un peligro, debido al riesgo que había de posibles accidentes”, explicó Luis Hernando Cruz.

“Hay dos personas que al parecer no viven en el barrio, y fueron quienes pusieron una queja ante la CAR por la poda de los árboles. El parque ve muy destapado en la actualidad debido a que se quitaron unos árboles de Palma de Yuca, que eran muy peligrosos para los niños. Cabe anotar que el mismo Ingeniero de Bioambiental nos autorizó para talar esos árboles, además nos dijo que sembráramos otros en reemplazo de los Palma de Yuca, y así lo hicimos, incluso sembramos muchos más árboles de los que se talaron. Hay malos entendidos por esta situación, la gente que pone problemas por las cosas casi nunca hace nada por mejorarlas, muy pocos nos han colaborado para ayudar a cuidar los árboles que sembramos, a excepción de unos habitantes del barrio Bochica”, agregó Gilberto Gómez, Fiscal de la JAC del barrio La Amistad.

Según explicaron los mismos habitantes de La Amistad, los inconformes son personas que no son del barrio, que además tampoco entienden la razón por la cual se podaron los árboles, teniendo en cuenta que estos espacios se estaban prestando para que se ocultaran los ladrones y se escondiera el vicio, además de que se estaban consumiendo este tipo de sustancias.

Vale la pena recordar que desde el año 2009, la comunidad estaba solicitando autorización para la tala de los árboles. Adicionalmente, teniendo en cuenta la situación actual, ellos enviaron una carta a la CAR, con el fin de que se aclaren los malos entendidos.

“Nosotros sembramos los árboles hace muchos años, pero estos después se convirtieron en una guarida de ladrones y un escondite de drogas ilícitas. Por esta razón nos vimos obligados a podar algunos árboles y a quitar otros, porque estos no dejaban ver a la cámara que la Policía instaló en el parque del barrio. Nosotros pedimos un permiso para cortar estos árboles, y posteriormente sembramos más, sin embargo el problema es que hay gente que no ha entendido eso, y no se dan cuenta de que sembramos muchos más de los que debíamos sembrar”, concluyó Eduardo Muñoz, habitante de La Amistad.

Como dato adicional, la autorización que dio la Secretaría de Planeación es acorde a lo establecido en el Artículo 26 del Acuerdo 28 de 2004, emanado por la CAR.