Durante el Consejo Distrital de Seguridad Ampliado, encabezado por el Alcalde Mayor de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, en el que participaron todos los organismos de seguridad de la ciudad, los 20 alcaldes y alcaldesas locales y los 20 comandantes de las estaciones de policía, entre otros, se dio a conocer la evaluación de la situación de la convivencia y la seguridad ciudadana en la Capital de la República durante el primer semestre del presente año.


Según afirmó el Alcalde Samuel Moreno, “el semestre que acaba de finalizar, significó un gran reto para las principales ciudades del país en materia de seguridad ciudadana, pues no solamente se llevaron a cabo tres procesos electorales, sino que -como sucede desde hace algún tiempo- a las grandes urbes se trasladan los problemas de las pugnas internas del crimen organizado -el reacomodo del poder mafioso- y la lucha de las bandas del narcotráfico por posesionar el microtráfico, entre otras situaciones”.

El balance para Bogotá en materia de seguridad y convivencia entre enero y junio de 2010 es positivo: se llevaron a cabo las jornadas electorales más tranquilas de los últimos 30 años y, en materia de cifras, si bien los casos de homicidio subieron levemente, es de destacar que durante el primer semestre de 2010, comparado con igual periodo de 2009, la tasa de homicidio (por cada 100.000 habitantes) disminuyó al pasar de 22,7% al 21,8% en la Ciudad.

De igual forma, en referencia al mismo periodo analizado, la tasa de muertes violentas (homicidios, muertes en accidentes de tránsito, suicidio, muertes accidentales) pasó de 36,9% a 35,8%. Otros delitos que presentan reducciones importantes son: lesiones comunes, 3,6%; ‘sicariato’, 70%; en cuanto a homicidios de población vulnerable, también hay una disminución del 41% en alusión a habitantes de la calle; menos 42% de homicidios asociados a casos del crimen organizado y poder mafioso, y cero casos en cuanto a personas en ejercicio de la prostitución.

Estas cifras, en el comparativo nacional de la tasa de homicidio, ubican a Bogotá muy por debajo de las principales ciudades de Colombia: Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga, e igual sucede en el ranking por tasa de homicidios de ciudades de América Latina, donde la Capital de la República, presenta una de las tasas más inferiores.

La Administración Distrital continuará con las gestiones en materia de seguridad y convivencia que adelanta de tiempo atrás, tales como el fortalecimiento a los programas de desarme, la articulación interinstitucional dirigida a prevenir las violencias que afectan a los jóvenes, la modernización de la infraestructura y los equipos de la Fuerza Pública, sostenimiento del trabajo en las Zonas de Atención Integral en Seguridad y Convivencia y el fortalecimiento de la política de prevención de consumo de sustancias psicoactivas.

Moreno Rojas igualmente indicó que durante este primer semestre de 2010 se consolidó la discusión sobre los alcances de todo lo que hasta ahora se ha hecho en relación a la seguridad ciudadana.

El mandatario de los capitalinos concluyó su intervención afirmando que Colombia requiere definir un plan nacional de seguridad urbana, en el que se consideren los tópicos que hoy se abarcan en ámbitos internacionales relacionados con políticas públicas de seguridad, los cuales van más allá de las cifras de muertes violentas, y que incluyen la perspectiva de promoción de la democracia, la seguridad en otros ámbitos como financiero, educativo, la prevención de desastres naturales, pandemias, la seguridad alimentaria, respeto absoluto por los DD.HH y la participación ciudadana “en función activa de prevención y anticipación” para que estas tareas sean posibles.