Durante la madrugada aproximadamente trescientos taxistas de Bogotá realizaron una caravana por la Avenida 68 y otras vías principales de la ciudad.


El motivo de la movilización de la madrugada que terminó en un cacerolazo, fue en primer lugar apoyar el paro agrario y como segunda medida anunciar su posible adhesión al paro nacional, principalmente porque concuerdan con los camioneros y transportadores que los precios de los combustibles son muy elevados.

Desde la una de la mañana los integrantes del gremio hicieron un llamado al Gobierno Nacional para que ofrezcan soluciones efectivas a los campesinos y así ponerle punto final al paro nacional que ya completa once días.

“La gasolina es muy cara, Colombia es productor de petróleo y por culpa de los impuestos pagamos uno de los combustibles más caros del mundo, eso nos afecta a nosotros. Además estamos totalmente de acuerdo con el paro agrario, el campo es el futuro del país y es de donde obtenemos el alimento para nuestras casas», expresó uno de los manifestantes.

Luego del cacerolazo, los taxistas realizaron pequeños plantones en diferentes puntos de la ciudad y manifestaron que si no se tiene en cuenta su llamado a ofrecer mejores tarifas en los combustibles, inmediatamente se unirán al paro nacional.