Hace ocho días cinco entidades territoriales firmaron el convenio interadministrativo de transporte individual de pasajeros para el corredor Soacha-Bogotá, pero faltó la firma del alcalde de la capital, Samuel Moreno Rojas.


El convenio lo firmó el Ministro de Transporte Andrés Uriel Gallego, el Gobernador de Cundinamarca Andrés González, el Secretario Distrital de Movilidad Fernando Alvarez, el alcalde de Soacha Ernesto Martínez y el Secretario de Tránsito de Cundinamarca Juan Fernando Góngora.

La falta de la firma del alcalde mayor tiene en vilo a los 312 taxistas de Soacha y a cerca de dos mil de Bogotá que viven en Soacha. Han pasado ocho días desde que se realizó el ruidoso acto, pero la situación sigue igual.

Las autoridades de Soacha hicieron un llamado al alcalde de Bogotá Samuel Moreno, para que firme lo más pronto el acuerdo que permita el libre ingreso de los taxistas de este municipio a la capital y viceversa.

Sin embargo no solo en Soacha se hace la petición para que se firme el anhelado convenio, ya que pasar de un lado a otro implica pagar una planilla que cuesta siete mil pesos. Uldarico Peña, gerente de Taxis Libres, afirmó que eliminar la planilla es bueno para los taxistas de Bogotá. «Tengo 47 carros en los patios por llevar pasajeros sin planilla a Soacha, eso es ridículo», sostuvo. El empresario considera que en este caso no deben existir fronteras, y solicitó al alcalde mayor que firme el acuerdo para evitar inconvenientes.

Pero otro sector de los taxistas capitalinos se opone a la firma del acuerdo, por lo menos como está redactado en este momento. Herminso Bermúdez, presidente del Sindicato Nacional de Taxis, Sinaltax, advirtió que «si el convenio es perjudicial para los taxistas bogotanos, no tendríamos otro camino que unirnos y convocar a una gran movilización».

El dirigente gremial se mostró preocupado que el acuerdo permita a sus colegas de Soacha trabajar libremente en Bogotá, y considera que sería perjudicial para ellos porque se generaría una competencia desleal.

En igual sentido se pronunció Hugo Ospina, presidente de la Asociación de Propietarios y Conductores de Taxis, al señalar que no se opone a la eliminación de la planilla, pero sí exige que los taxis de Soacha no se pueden quedar en las calles de la capital. Incluso solicitó que al convenio se le incluya un parágrafo que especifíque que los taxis de Soacha sólo pueden ingresar con carrera, pero no quedarse trabajando en Bogotá.

Así las cosas, mientras el alcalde Moreno no firme, quienes desen viajar en taxi hacia o desde la capital, deben seguir pagando una planilla de viaje ocasional que tiene un costo de 7 mil pesos para poder cruzar de un lado a otro.

Y muchos se preguntan: ¿De qué sirvió entonces el acto del viernes pasado, si el alcalde Moreno no ha demostrado voluntad para terminar con el calvario de los taxistan que dependen de las dos ciudades?.