La decisión de la Administración municipal de impedir que los vendedores de la calle 13 ocupen entre semana esta vía céntrica de la ciudad tiene en máxima alerta a autoridades y comerciantes informales. Anoche, incluso, algunos se quedaron a dormir en sus puestos para evitar que la Policía los saque del lugar.


concierto-néctar-Girardot

concierto-néctar-Girardot

El drama con los vendedores informales se prepara para un nuevo capítulo y su historia más reciente comenzó cuando el pasado miércoles el secretario de gobierno del municipio, Óscar Rodríguez, se reunió con Yaneth Angarita, de la Corporación Nacional de Comerciantes Informales de Soacha CORAIN y Eibert Montes Medina, delegado de la Asociación Soachuna de Vendedores Informales Unidos ASVIU, en donde básicamente se socializó la propuesta de reubicación por parte de la Administración Municipal, la cual propone tres lugares: El primero es un lote desocupado que queda sobre la Autopista sur en el costado oriental, después del puente peatonal. El terreno es de Transmilenio pero será prestado por un corto plazo. Los otros dos lugares son una parte de la carrera 5, mientras se adecúa la carrilera, y para quienes comercializan alimentos no perecederos, hay unos puestos en la Plaza de Mercado.

Pero la propuesta causó tensión la semana pasada y como salida inmediata el gobierno decidió permitir que los vendedores ocupen la calle 13 únicamente los fines de semana y días festivos durante el mes de diciembre, lo que indica que de lunes a viernes la Cll. 13 debe estar despejada.

En la práctica, hoy lunes la calle 13 no debería estar ocupada por vendedores, pero anoche le salieron al paso a las autoridades y muchos de ellos decidieron dormir en sus puestos para evitar que hoy no los dejen ubicar.

A esta hora hay tensión y se espera el desarrollo de un capítulo más de esta novela que por la temporada decembrina reactivó su interés para la Administración Municipal.