Además, la alcaldía anunció alternancia en el toque de queda total del domingo. El 31 de enero la medida sólo aplicaría en la noche.

El alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, anunció que este será el último fin de semana con las medidas que se vienen implementando en la ciudad. A partir del lunes 25 de enero, el Toque de Queda nocturno aplicará desde las 9:00 p.m.

Con el fin de mitigar los contagios por el COVID-19 en la ciudad y continuar con la reactivación económica segura, el mandatario anunció las medidas a tomar para este fin de semana y los cambios para los días restantes del mes.

Para el fin de semana del 23 al 25 de enero, el Toque de Queda será de la siguiente manera: el viernes 22 de enero a partir de las 8:00 p.m. a 4:00 a.m., y el sábado 23 de enero iniciará el Toque de Queda general desde las 8:00 p.m. hasta el lunes 25 de enero a las 4:00 a.m.

Durante el domingo 24 de enero, los restaurantes y supermercados podrán realizar domicilios de 5:00 a.m., a 10:00 p.m., y únicamente abrirán las droguerías.

Así mismo, Saldarriaga afirmó que a partir de la semana del 25 de enero, el toque de queda nocturno será desde las 9:00 p.m. hasta las 4:00 a.m. del día siguiente.

 “El próximo domingo 31 de enero, si el comportamiento es igual, no habrá toque de queda general, sino nocturno, pero también vamos a reducirle una hora. La próxima semana tendremos Toque de Queda desde las 9:00 p.m. hasta las 4:00 a.m.”, aseguró Saldarriaga.

Esta decisión se toma debido al buen comportamiento presentado por la ciudadanía esta semana. Igualmente, el mandatario local evaluará la posibilidad de alternancia en los Toques de Queda los fines de semana.

“La siguiente semana vamos a hacer una prueba. Todos a portarnos juiciosos y vamos a empezar un domingo sí y un domingo no, porque no podemos seguir sacrificando la economía. El empleo también es prioridad para este gobierno», afirmó el mandatario.

El no cumplimiento de las diferentes medidas tomadas por la Alcaldía de Soacha genera sanciones y multas por un valor de $936.000 pesos, suspensión de la actividad económica y cierre del establecimiento, entre otras.