Las trabajadoras sexuales en Bogotá se reunieron en el centro de esta ciudad para protestar sobre sus condiciones económicas durante la pandemia causada por el coronavirus. Uno de sus argumentos para la protesta era que no pueden seguir pagando arriendos y alimentación a su familia a pesar de las ayudas anunciadas por la administración distrital.

Carolina Calle, una de las trabajadoras sexuales, contó en Sigue La W que gracias a las protestas recibieron mercados que las ayudarán a sostenerse un tiempo.

«Somos madres de cabeza de familia, pero el Gobierno nunca nos nombra cuando hablan de personas en situación de vulnerabilidad y necesitamos que nos tengan en cuenta» señaló Calle.

Además, dijo que «yo soy consciente que esto va a durar más o menos un año en reactivarse, siento que deben darnos oportunidades par trabajar en otro campo mientras pasa la pandemia».

Fuente: law